Rock impop: Realidad

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para descargar y/o visualizar el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes descargar el archivo .pdf. Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

_______________________________________________________________________

Walter Lippman expone la incapacidad que los individuos tienen de poseer la información completa de un hecho, lo que da por resultado una visión incompleta del mundo, a eso le llama pseudo-entorno.[1] De la misma forma, los medios de comunicación son incapaces de contener la información total de cada hecho por diversos motivos (tiempo, línea editorial, falta de información, posición geográfica, objetivos, etcétera). Sin embargo, hay ocasiones en las que el individuo no puede acceder a la información de primera mano y depende de la que los medios de comunicación proporcionen.

Las novedades sobre la industria discográfica (desde lanzamiento de discos hasta conciertos) son parte de un mundo que ejemplifica la dependencia del individuo al contenido mediático. A menos que una persona trabaje en una disquera o medio de comunicación, o bien, que sea parte de una banda musical o familiar-amigo-conocido de alguien que está dentro de esa industria, la información musical no se obtiene de primera mano. El público, por lo general, depende de los medios, sobre todo de la radio, para enterarse de las novedades musicales.

Por supuesto que gracias a la presencia reciente y cada vez más fuerte de redes sociales virtuales, como Facebook y Twitter, este proceso de difusión se hace mucho más horizontal, directo y omite la necesidad de mediadores convencionales; mientras en radio y televisión quien informa de las noticias es un periodista o conductor, en redes sociales, el grupo musical tiene la posibilidad de informar directamente a su público su acontecer. Esto no significa el fin de radiodifusoras y televisoras, sino que el público tiene una opción más para estar informado. Tiene la posibilidad de seguir el perfil de Twitter de una estación de radio o periodista y además el de su músico favorito.

Al situarse específicamente en el punto de vista de la realidad difundida por un medio de comunicación, o por medio de un periodista o conductor, Jorge Lumbreras expone:

“La capacidad de los medios para generar una mirada sobre el mundo se convierte paulatinamente en la capacidad de establecer cuáles son los temas relevantes sobre el mundo; si los medios focalizan un acontecimiento y lo publicitan constantemente, de manera inevitable provocan por lo menos dos situaciones: 1), incidirán en la discusión pública orientándola hacia ese tema o conjunto de temas, y 2), otros acontecimientos serán desplazados, los cuales pueden ser tanto o más importantes para la vida pública de un país o bien para el público mundial.”[2]

¿De qué aspectos echan mano los medios de comunicación para posicionar su visión de la realidad entre quienes acuden a sus contenidos? Mauro Wolf manifiesta las siguientes:

Acumulación: “se refiere a la capacidad que los media tienen de crear y sostener la importancia de un tema como resultado global (obtenido después de cierto tiempo) de la forma en que funciona la cobertura informativa en el sistema de comunicación de masas. Es decir, no efectos puntuales, sino consecuencias vinculadas a la repetitividad de la producción de comunicación de masas.”[3]

En el caso de la radio Top 40 sería inútil caer en el debate de mientras más veces sea repetido algo se convierte en un hecho real porque hay una idea general que dice que las radiodifusoras repiten obsesivamente algunas canciones con el fin de que gusten a la gente, eso no pasa. Indudablemente, el número de veces que suena una composición musical en la radio no determina el gusto que la gente tendrá de ella. Lo que la redundancia musical sí provoca es darle importancia a ciertas composiciones para que estén presentes en las actividades del radioescucha. Así, los temas musicales que se tocan en radio tienen más posibilidades de ser públicamente conocidos (y juzgados) que aquellos que no encuentran cabida en la programación.

Consonancia: “va unida al hecho de que en los procesos productivos de la información, los rasgos comunes y los parecidos tienden a ser más significativos y numerosos que las diferencias, lo que lleva a mensajes sustancialmente más parecidos que diferentes.”[4]

Por ejemplo, al hablar de un formato radiofónico de Top 40 se entiende que todas las estaciones que sean consideradas como tal presentan características muy específicas que van desde el estilo de locución, el público meta al que se dirigen, publicidad, tipo de dinámicas de promoción, pero sobre todo, el tipo de música que programan. Estaciones actuales como Los 40 Principales, Exa, Alfa y 97.7 presentan dicha consonancia, por lo que, en el caso de los sencillos, si un radioescucha no encuentra la canción de su gusto en Los 40 Principales, es probable que la encuentre en Exa, Alfa o 97.7.

Omnipresencia: “concierne no sólo a la difusión cuantitativa de los media, sino también al hecho de que el saber público –el conjunto de conocimientos, opiniones, actitudes, difundido por la comunicación de masas- tiene una cualidad particular: es públicamente conocido que el mismo es públicamente conocido.”[5]

En la industria musical existen promotores de disqueras o en algunos casos de grupos o solistas, que son quienes se encargan de hacer que los sencillos entren en la programación de una emisora. Cuando el promotor hace bien su trabajo logra cuadrar canciones,[6] es decir, hace que el mismo sencillo sea programado en las estaciones de radio del mismo formato. Es por esta razón que en las estaciones de radio de Top 40 se programa la misma música.

El auditorio nunca es el que arma la programación, tan sólo es puesto en el papel de pedir canciones que anteriormente fueron escogidas por un promotor y aceptadas por un programador de radio. La omnipresencia, como la describe Wolf, se logra gracias a que el medio sabe que la música que difunde es conocida porque el auditorio pide más las canciones que la estación difunde y no otras.

Además, aquí entra uno de los objetivos de las listas de popularidad, cuya utilidad es ser el termómetro que sirve para identificar qué tanto se piden, y por lo tanto, funcionan los temas musicales que se programan, o como lo afirma Ramiro Garza, ex director de Radio Variedades y Televisa Radio: “[las listas de popularidad] nada más [sirven para] llamar la atención de la gente y promover a que vote por su canción favorita.”[7]


[1] McCombs, op. cit., 97.

[2] Jorge Lumbreras, Posturas de conocimiento de la comunicación, CD SUA-FCPyS-UNAM, México, 2001, 199.

[3] Wolf, op. cit., 162.

[4] Ibid.

[5] Ibid.

[6] Jorge García Negrete, “Verosímil de la radio comercial”, Radiodifusión regional en México: Historias, programas y audiencias, Universidad de Guadalajara, México, 1991, 176.

[7] Ramiro Garza, ex director de Radio Variedades, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 7, véase completa en Anexo.

Próxima entrada: Efectos a largo plazo.

Anuncios

Un pensamiento en “Rock impop: Realidad

  1. Pingback: Rock impop: Atributos y encuadres | aTonal áTono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s