Rock impop: El candado de la programación: La censura

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para descargar y/o leer el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el .pdf. Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

_________________________________________________________________________

“Uno de los principales códigos de los radiodifusores son la veracidad, la credibilidad y la libertad de expresión; cualidades que hacen de la Radio un medio abierto, plural y sin censuras, en el cual tienen entrada todas las voces.”[1]

Vale la pena detenerse a reflexionar sobre esto que afirma el actual presidente y director general de Radio Trece. El siguiente apartado servirá de refutación a lo que él afirma. La censura no puede ser erradicada de la radio porque es un filtro de contenidos. Sirve para evitar que suenen groserías, insultos, falta de respeto a símbolos patrios y demás actos considerados censurables. Esto está protegido en México mediante la Ley Federal de Radio y Televisión, como se verá en próximos párrafos.

La censura es un ejercicio que no sólo se realiza en radio, también en televisión, periódicos, revistas, internet, en fin, en cada medio de comunicación. Aplicar la censura le asegura a los dueños de los medios y a instituciones, como la Secretaría de Gobernación, la supervisión sobre los contenidos, por eso mismo es “el medio de control que ejercen las autoridades públicas y privadas sobre una determinada información, la cual puede ser total, parcial o modificada a favor de quien emite la censura.”[2]

La música que se transmite en radio puede ser censurada parcial o totalmente. Un ejemplo de la primera es la versión de “Chilanga banda” de Café Tacvba, sencillo promocional del disco Avalancha de éxitos en el que se colocaba ruido rosa sobre palabras y oraciones como: chela, bacha, enchufo una chafa, chochos, chemo y chupe. Pero la censura no era ejercida directamente por las radiodifusoras, sino que el disco sencillo de Warner Music contenía la versión censurada, además de una sin censura. Es posible asegurar que Warner Music, con tal de que el sencillo tuviera acceso a radio, autocensuraba el contenido que más adelante hubiera sido censurado de todas formas por la radiodifusora o por la SEGOB. Por otro lado, la situación del rock mexicano después del Festival Avándaro es un ejemplo de la censura total, este caso se expondrá más adelante.

En general, cualquier tipo de censura se escuda en el artículo 63 de la Ley Federal de Radio y Televisión que dice:

“Quedan prohibidas todas las transmisiones que causen la corrupción del lenguaje y las contrarias a las buenas costumbres, ya sea mediante expresiones maliciosas, palabras o imágenes procaces, frases y escenas de doble sentido, apología de la violencia o del crimen; se prohíbe, también, todo aquello que sea denigrante u ofensivo para el culto cívico de los héroes y para las creencias religiosas, o discriminatorio de las razas; queda asimismo prohibido el empleo de los recursos de la baja comicidad y sonidos ofensivos.”[3]

Antes de la ley de 1969, a la cual pertenece el artículo anterior, la radiodifusión estaba regida por un Reglamento de ética radiofónica difundido en 1951, cuya elaboración corrió a cargo de la Asociación de Interamericana de Radiodifusores (AIR), la Asociación Nacional de Publicidad (ANP), Valerio Muñoz Ayarza, Fernando Pérez Salazar, Rafael Cutberto Navarro (presidente de Radio Cadena Nacional), Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP), Óscar Azcué, Ignacio Díaz Raigosa y Guillermo Morales Blumenkon de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).[4] En dicho reglamento figuraban los siguientes puntos a resguardar y supervisar: I. Lenguaje, II. Matrimonio, Familia y Hogar, III. Niños, IV. Religión, V. Razas, Nacionalidad, VI. Delitos, VII. Sensualidad, Tópicos Sexuales, VIII. Defectos físicos, IX. Improvisaciones, concursos y respuestas, X. Noticias, XI. Canciones, Lemas musicales y XII. Publicidad inaceptable. En donde el punto XI dictaba: “Se evitará cuidadosamente cualquier contraversión a estas normas [de la I a la XII] en todo título o letra de canción, lema musical o comercial cantado.”[5]

Sin embargo, los criterios para censurar se han modificado con el paso del tiempo, en primer lugar por los reglamentos o leyes, y en segundo, por la apertura de la sociedad hacia ciertas frases o palabras, además de tópicos.

Antes de la década de los sesenta,[6] las siguientes eran las canciones que no estaban permitidas en radio:

 “Se hacía eco a una alarma general por la procacidad creciente de las letras de canciones. La estación XEX que se preciaba de entrar en los hogares con un acento de dignidad y decencia, desterrando todo lo innoble que pudiera manchar la pureza de nuestros hijos o el recato de nuestras esposas, expidió a los pocos días de inaugurada una lista negra de canciones que no podrían escucharse a través de micrófonos. He aquí la inofensiva lista: ‘La última noche’, ‘Diez minutos más’, ‘Tú ya no soplas’, ‘Juan Charrasqueado’, ‘Aventurera’, ‘El hijo desobediente’, ‘Pecadora’, ‘Toda una vida’, ‘Frío en el alma’ y ‘Traigo mi 45’.”[7]

También se censuró “Palabras de mujer” de Agustín Lara.[8]

En 1959, se dio uno de los casos más curiosos de censura dentro del rock and roll mexicano. El grupo Spitfires, comandado por los hermanos De Llano Macedo (Julissa y Luis), grabó “Ven cerca”, cover de “Come closer”. Julissa tenía entonces 14 años y la grabación exigía que suspirara y susurrara, intensidades vocales que fueron tomadas como atrevidas para su radiodifusión. La canción fue censurada.[9]

En la década de los sesenta, agrupaciones como Los Rebeldes del Rock ya eran programadas en las estaciones de radio y según lo declarado por el teclista Diego Domínguez, en aquella época la censura no existió: “Si es de que, censura, no, ahí enfáticamente te digo que no, y si alguien de los compañeros te dicen que sí, miente, y si alguien te dice que pedían dinero, miente porque no hubo ninguno de esos dos factores [censura y payola].”[10]

Al iniciar la década de los setenta ya era impensable censurar “Juan charrasqueado” o “Aventurera”,[11] no obstante, la censura presentó uno de los casos más conocidos dentro el rock nacional con una pieza incluida en el disco sencillo de Love Army de 1971 editado por Cisne/Raff: “Caminata cerebral”.[12] Lo curioso de este caso es que existen dos versiones de la canción, una en español y otra en inglés. La versión censurada fue la hispana mientras que la anglófona tuvo rotación en radiodifusoras, esto a pesar de que ambas decían lo mismo:

“Caminata cerebral”: Oye Cristo no regreses/no te vayan a rapar/es la era del Acuario, nadie te entenderá/sí, porque si regresas/no vas a predicar/nomás de ver tus pelos la gente se va a asustar/y te van a hacer llorar.

“Walk within my brain”: Hey Christ don’t return/they will shave your head/nobody will understand your age of Aquarius/yes, because I know if you don’t return/you won’t preach/people will see your long hair and get scared/and they will make you cry.


[1] Carlos Quiñones, “La radio es una fiel compañera”, Hechos y oportunidades de la radio. Industria de la Radio del Valle de México, México, 2010, 66.

[2] Jorge Bazan citado por Pedro Portillo Vera, Censura en radio y televisión, casos. México y Paraguay, tesis de Maestría en Derecho, UNAM, México, 2008, 3.

[3] Art. 63. Ley Federal de Radio y Televisión. México 1969 (reformada en 2009). Pp. 16

[4] Morales Ávila, op. cit., 293.

[5] Ibid, 293 y 296.

[6] Obviamente, aún no existía la Ley Federal de Radio y Televisión de 1969.

[7] Yolanda Moreno Rivas, Historia ilustrada de la música popular mexicana, citada por Víctor Roura, “La música moderna es justamente esa que está usted escuchando en la radio”, en Alva de la Selva; et. al., Perfiles del cuadrante, 120.

[8] Medina Morales, op. cit., 229.

[9] La historia detrás del mito: Ídolos del rock and roll. 5ta temporada. Transmitido por Azteca 13 el 3 de marzo de 2012. También en http://serlesa.com.mx/?tag=los-spitfires

[10] Francisco Domínguez El Abuelo, teclista de Los Rebeldes del Rock, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 8, véase completa en Anexo.

[11] Entonces ya funcionaba la Ley Federal de Radio y Televisión de 1969, la cual contiene el artículo 63 citado anteriormente.

[12] Merced Valdez Cruz, Ahí la llevamos cantinfleando… Rock mexicano, editado por Encuadernaciones López, México, 2002, 70.

_________________________________________________________________________

Próxima entrada: El efecto Avándaro

Anuncios

3 pensamientos en “Rock impop: El candado de la programación: La censura

  1. Pingback: Rock impop: La programación en las estaciones de Top 40 | aTonal áTono

  2. Pingback: Rock impop: El efecto Avándaro | aTonal áTono

  3. Pingback: Rock impop: Opiniones sobre la payola | aTonal áTono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s