Rock impop: El efecto Avándaro

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para descargar y/o leer el contenido completo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el pdf. Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

____________________________________________________________________________

También en 1971, sucedió el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, evento que puede ser considerado un hito en la historia del rock mexicano. La siguiente es la respuesta de Ramiro Garza, en aquel entonces director de Radio Variedades, a la pregunta sobre si existió censura del rock posterior a Avándaro: “Sí, cómo no. No le llamaban censura, le llamaban limitación, porque te meten un argumento legal.”[1]

El Festival de Rock y Ruedas de Avándaro fue un concierto de rock en el que participaron 11 agrupaciones mexicanas[2] entre la noche y la madrugada del 11 y 12 de septiembre de 1971. Las notas periodísticas de diarios como Excelsior, El Día y El Universal estimaron la presencia de más de 150 mil jóvenes, mientras que José Agustín eleva la cifra en Tragicomedia mexicana II a 250 mil. Medios de comunicación y la opinión pública se escandalizaron, basta revisar las primeras planas del periódico Excelsior de la quincena siguiente al festival para ver que todos los días salía, al menos, una nota relacionada a este.

La organización de Avándaro corrió a cargo de personas que laboraban en La onda de Woodstock, programa dominical matutino del canal 2 de Telesistema Mexicano conducido por Jacobo Zabludovsky.[3] Luis de Llano Macedo fue la cabeza del proyecto que se planeaba como un contenido especial para el programa dominical. La expectativa fue alta, pues los jóvenes comenzaron a llegar a Valle de Bravo, municipio en el que se encuentra Avándaro, desde el 10 de septiembre. Además, diarios como El Universal, El Día, La Prensa y Excélsior enviaron corresponsales para cubrir la nota, de hecho, Excélsior envió a Parménides García Saldaña, exponente de la “literatura de la onda”.

La cobertura mediática no terminó ahí, Radio Juventud 660 AM se encargó de transmitir en vivo el festival. Se pueden encontrar desplegados en La Prensa y Excélsior del 11 de septiembre de 1971. La emisora envió a Agustín Meza de la Peña y a su director artístico, Félix Ruano Méndez, como locutores, en la producción desde la Ciudad de México el encargado fue Ramiro Garza.[4] La transmisión fue cortada alrededor de las tres de la mañana durante la actuación de Peace and Love a causa de la interpretación de “Marihuana” y unas mentadas de madre dichas por Ricardo Ochoa, vocalista de la agrupación.

fotoavandaro

Fotografía tomada del periódico Excélsior del 11 de septiembre de 1971.

Agustín Meza de la Peña, uno de los locutores en Avándaro, recuerda el momento del corte: “Nosotros fuimos los que cortamos, nadie nos cortó la transmisión, el gerente de la estación nos ordenó que ya eran muchas horas de transmisión y que ya podíamos descansar, pero nosotros mismos fuimos los que dimos el final de la transmisión.”[5] Esto contrasta con la idea generalizada de que la transmisión fue cortada por la SEGOB, sin embargo, no hay pruebas de que así haya sido.

La censura radiofónica posterior a Avándaro no tardó en llegar, a tan sólo 11 días del festival, en el periódico Excélsior se podía leer una nota informativa con la siguiente información: “Las autoridades prohibieron la transmisión por radio de una canción titulada ‘Avándaro’ y la grabación de las canciones que se interpretaron en el festival ‘Rock y ruedas’, que se efectuó en el Estado de México […] la mencionada dependencia envió sendos telegramas a las radiodifusoras para pedir que se retirara la canción, sin dar razón alguna para ello.”[6]

En la misma nota se asegura que el exhorto para evitar que la música de Avándaro llegara a los radioescuchas no sólo se entregó a radiodifusoras, sino también a empresas discográficas: “la Cámara Nacional de la Industria de Radiodifusión que preside Joaquín Vargas envió una circular a todas las compañías grabadoras, en la que pide a las mismas se abstengan de realizar discos con la música que se interpretó en Avándaro, a sugerencia de las autoridades de gobernación.”[7]

En el capítulo dedicado al Festival Avándaro de Rebeldes con causa de Eric Zolov,[8] el autor hace una descripción más detallada de cómo las limitantes anteriores afectaron a agrupaciones como La Revolución de Emiliano Zapata y a su disquera, Polygram, además de otros grupos y discográficas que planeaban impulsar comercialmente al rock mexicano, en especial al denominado onda chicana, que fue precisamente el que se tocó en Avándaro.

Tan sólo dos días después de publicada la nota de Excelsior, la industria radiofónica se encontró con otra limitación: “Las empresas grabadoras tendrán que incluir en breve una descripción de las grabaciones (tanto al centro del disco como en la portada de los mismos) que diga: ‘Este disco no es para radiodifusión’, cuando se trate de canciones con letras impropias, es decir, que ofendan la moral y las buenas costumbres del público.”[9] La disposición se basó en el artículo 63 de la Ley Federal de Radio y Televisión, además, en la nota se mencionan algunas canciones que figuran en la lista de censura: “A que no te vas conmigo”, “Taquito callejero”, “La mesera”, “Las dos nachas” y “Yo te amo, yo tampoco”.[10] Es curioso que, al menos en la nota, no se hace mención de ninguna canción de rock.

No se debe dejar de lado el cese que Grupo Oro, poseedor de Radio Juventud, emisora que transmitió en vivo el festival, dio a Ramiro Garza, Adrián Ojeda y Félix Ruano Méndez 12 días después del festival. Félix Ruano, Agustín Meza de la Peña y Ramiro Garza fueron multados por la Secretaría de Gobernación por haber permitido que la canción “Marihuana” y las mentadas de madre dichas por Ricardo Ochoa salieran al aire (en un inicio la multa iba a ser quitarles de por vida la licencia de locución, pero el castigo sólo quedó en 15 días de inactividad). Sin embargo, a la par de la multa, el 24 de septiembre  de 1971 se anunció la salida de Garza, Ojeda y Ruano de Grupo Oro: “los tres directores artísticos de las seis estaciones de radio que controla la empresa Grupo Oro recibieron ayer el intempestivo anuncio de su cese. Se informó que es una medida como consecuencia del reajuste de personal que realiza esa negociación radiofónica […] se afirma que su cese en el Grupo Oro no tiene nada que ver con esa situación [Avándaro].”[11]

A propósito de la transmisión de la canción “Marihuana” (que fue calificada como un acto de apología al consumo de drogas) y de la frase: chingue a su madre el que no cante dicha por Ricardo Ochoa de Peace and Love durante el Festival Avándaro, la Dirección General de Educación Audiovisual giró una recomendación a las radiodifusoras para recordar el uso del buen lenguaje que debían hacer: “Esta disposición se dicta en virtud que nos hemos percatado de que, fundamentalmente en las estaciones llamadas ‘de complacencias’ y en las ‘juveniles’, los locutores, cronistas y comentaristas, además de los entrevistados y el público que hace llamadas telefónicas abusan del uso del lenguaje inapropiado, contribuyendo así a la corrupción del idioma, de las buenas costumbres, las tradiciones y las características nacionales.”[12]


[1] Ramiro Garza, entrevista realizada para la investigación, pregunta 11, véase completa en Anexo.

[2] 11 agrupaciones anunciadas de manera oficial, pero antes del festival hubo diversos palomazos y grupos no anunciados.

[3] Luis de Llano Macedo, entrevista realizada por el autor para el documental Rock sin ruedas (sin publicar), pregunta 8, véase completa en Anexo.

[4] Javier Hernández Chelico, “Avándaro y la mentada que detuvo el tiempo”, en  http://www.jornada.unam.mx/2008/09/13/index.php?section=espectaculos&article=a10o1esp Consultada el 27 de abril de 2011.

[5] Agustín Meza de la Peña, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 6, véase completa en Anexo.

[6] Agustín Salmón, “Prohibieron la grabación de música que se tocó en Avándaro”, Excélsior, 23 de septiembre de 1971, Sección B, 10.

[7] Ibid.

[8] Eric Zolov, Rebeldes con causa: la contracultura mexicana y la crisis del estado patrarcal, Norma, México, 2002, 303.

[9] Roberto Ramírez, “Sólo discos autorizados podrán ser difundidos por estaciones de radio”, Excélsior, 25 de septiembre de 1971, Sección B, 11.

[10] Ibid.

[11] “Cesaron a Félix Ruano, Ojeda y Ramiro Garza”, Excélsior, 24 de septiembre de 1971, Sección B, 14.

[12] “Exhorto a locutores para que hagan buen uso del lenguaje”, Excélsior, 27 de septiembre de 1971, Sección B, 15.

______________________________________________________________________

Próxima entrada: Coqueteos del rock con la difusión mediática

Anuncios

Un pensamiento en “Rock impop: El efecto Avándaro

  1. Pingback: Rock impop: El candado de la programación: La censura | aTonal áTono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s