Rock impop: “Enciendo la radio para oír el rock”

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo debes dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

____________________________________________________________________________

El título es un fragmento de “Corro, vuelo, me acelero” de Timbiriche.

 

En agosto de 1972, integrantes de grupos musicales de rock redactaron el Manifiesto de los músicos dirigido especialmente al Sindicato Único de Trabajadores de la Música (SUTM), al cual le exigían, bajo el estatus de agremiados que pagaban cuotas, su intervención en la falta de trabajo consecuencia de Avándaro. Cada una de las nueve exigencias tenía un destinatario definido; la quinta era para la radio: “Condenamos a las radiodifusoras especializadas por su total ignorancia de lo que es buena música, su fraude al público y su grave desprecio por el músico mexicano.”[1]

Ya fuera por el desprecio citado por los músicos, la invitación del gobierno echeverrista para que no se tocara rock en la radio, o por la comodidad que la industria musical había encontrado en las baladas, es un hecho que de 1972 a 1987 el rock mexicano y las variantes que se generaron a partir de él no tuvieron cabida en la transmisión radiofónica. A continuación se mencionan algunos de los géneros y grupos más importantes del periodo analizado en este subtema.

Rock progresivo[2]

 

 

0.720 Aleación

Al Universo

La Banda Elástica

Decibel

Flüght

Iconoclasta

Jorge Reyes

Luis Pérez

MCC (Música y Contracultura)

Nazca

Nobilis Factum

Nuevo México

The High Fidelity Orchestra

Manchuria

 

Rock rupestre

 

 

Armando Rosas y La Camerata Rupestre

Arturo Meza

Carlos Arellano

Jaime López

Roberto González

Rodrigo González Rockdrigo

Trolebús

Nina Galindo

 

 

 

Rock

 

 

39.4

Dug Dug’s

Náhuatl

Pájaro Alberto y Sacrosaurio

Spiders

Tequila

Poncho Pilatos

Botellita de Jerez

Naftalina

¡Qué Payasos!

Cecilia Toussaint

Sombrero Verde

Kenny y Los Eléctricos

Kerigma

Mamá-Z

Qual

Maná

Las Insólitas Imágenes de Aurora

Mara

Three Souls in My Mind

El Tri

 

Punk

 

 

Size

Ritmo Peligroso

Rebeld’ Punk

Síndrome

Massacre 68

 

Blues

 

 

Cosa Nostra

Follaje

Guillermo Briseño

Javier Bátiz

Baby Bátiz

Betsy Pecanins

Real de Catorce

 

Metal

 

 

Enigma

Ciruela

Cristal y Acero

Luzbel

Transmetal

 

Todos estos fueron géneros relacionados al rock que lanzaron discos durante el periodo 1972-1987 pero tuvieron nula difusión en las estaciones de Top 40 y, como el lector se habrá dado cuenta en las listas de popularidad, inexistencia en los listados anuales.

Los únicos casos que merecen mención aparte son los siguientes: Chac Mool en primer lugar. La agrupación liderada por Jorge Reyes y Carlos Alvarado logró adentrarse en transmisiones radiofónicas y hasta televisivas en la primera mitad de la década de los ochenta.

“[…] habíamos tenido éxito hasta cierto punto, de una banda de no vender nada a vender… no sé, diez-quince mil copias del primer disco de Nadie en especial que fue algo inaudito. No teníamos radio, no teníamos televisión, claro, radio, Radio Educación, Radio Universidad, La Hora Nacional, cosas raras, ¿no?, pero ahí estábamos. Y la televisión, por ejemplo, alguien que nos apoyaba bastante era Sergio Romano, en esa época en el canal 13 […]”[3]

En segundo lugar están Los Clips y El Tri:

“Sí, ahorita recuerdo a Los Clips con aquello de ‘El final’, por ejemplo, un grupo que ya tenía mucho tiempo en México, ya era conocido pero no tenía tanta exposición. [También] estaba El Tri que tuvo dos o tres temas que pegaron en la década de los ochenta. Sí había dos o tres grupos mexicanos. Me acuerdo de estos que te estoy mencionando y hasta del grupo Taxi que era más como rockabilly, pero sí había varios grupos [que se tocaron].[4]

Salvo estas experiencias (las cuales no llegaron a reflejarse en ninguna lista de popularidad anual), el lapso de 1972 a 1987 podría ser definido como nebuloso para el rock mexicano y su relación con la radio. El objetivo de ser programado era lejano para cualquier músico de rock y sus diferentes ramificaciones. Esta situación llegó a ser motivo de composiciones musicales, una de las más sobresalientes debido a su forma de carta dirigida a un programador de radio es “A quien corresponda” de Guillermo Briseño, incluida en el álbum El conexionista de 1990.[5] Aunque la grabación es de la época en la que el rock mexicano de nuevo podía ser escuchado en radio de Top 40, refleja el sentimiento de cualquier músico que aspiraba a la difusión radiofónica durante las décadas de los setenta y los ochenta.

 

“A quien corresponda”

Intérprete: Guillermo Briseño

Letra y música: Guillermo Briseño

El conexionista. Pentagrama. 1990

A quien corresponda, dos puntos y aparte.

A quien corresponda, dos puntos y aparte.

Por medio de la presente solicito su atención.

Adjunto, dentro del sobre, le mando una grabación,

donde canto francamente y donde opino abiertamente

que en sus programas de radio hace falta mi canción.

No es un grupo español bailando “El son de la negra”,

ni es un grupo argentino para que usted se sorprenda.

Yo le doy mi opinión y piense usted lo que quiera.

Cambie programación y ya verá lo que le espera.

Me despido atentamente y a sus órdenes me pongo.

Le agradezco de antemano que me escuche, que sea pronto.

Le aseguro no hay falla ni fractura en lo que toco;

en todo caso respondo si es que alguien se vuelve loco.

 

No se debe dejar de lado lo expuesto en el apartado “¿Cómo funciona la payola?” del capítulo II. Se podrían suponer planes maquiavélicos que fueron trazados desde las cúpulas más altas del gobierno para dejar fuera al rock mexicano de la radio después de Avándaro, pero la explicación de esta ausencia se debe principalmente a causas industriales, de la industria musical en específico.

Una de las razones por las que el rock mexicano llegó a funcionar en la radio durante los sesenta fue el apoyo de las empresas discográficas (RCA Victor, Peerles, Columbia y Orfeón, las principales). Por ello, falta revisar la cuestión de las disqueras para el periodo 1972-1987. A continuación se muestran tablas con las disqueras que editaron más discos de rock, esto a pesar de la recomendación que hizo la CIRT a discográficas para abstenerse de grabar discos de rock; situación referida en el punto “El efecto Avándaro” del capítulo II de este trabajo.[6]

 

Cisne/Raff[7]

Artista

Álbumes

Ciruela

Regreso al origen (1973)

Cosa Nostra

Adopta un árbol (1973)

Mara

Ficheras del rock (1987)

Náhuatl

Náhuatl (1974)

Vol. II (1975)

Platicando con mis hijos (1975)

Peace and Love

Peace and Love (1973)

Three Souls in My Mind

Three Souls in My Mind (1972)

Chavo de onda (1976)

Es lo mejor (1977)

La devaluación (1978)

En vivo desde el Reclusorio Oriente (1978)

Qué rico diablo (1979)

El blues del eje vial (1979)

Bellas de noche (1980)

D’mentes (1981)

15 Grandes éxitos (1982)

Viejas rolas de rock (1982)

Renovación moral (1984)

Total de LPs: 19

Otras

Artista

Álbumes

CBS (39.4)

39.4 (1972)

Gente de México (Arturo Meza)

No vayamos a irnos sin el mar (1985)

In principio (1985)

Sin título (1987)

Suite coradi (1987)

Tiradero (La Banda Elástica)

Banda Elástica (1986)

Banda Elástica 2 (1989)

Macro Stereo (Flüght)

Flüght (1981)

Rosenbach (Iconoclasta)

Iconoclasta (1983)

Reminiscencias (1985)

Suite mexicana (1987)

Soliloquio (1987)

Ear (Qual)

Caminando (1986)

La Mina (Real de Catorce)

La mina (1987)

Fotón (Roberto González)

Sesiones con Emilia (con Jaime López y Emilia Almazán, 1980)

BMG Ariola (Sombrero Verde)

Sombrero Verde (1981)

Gas (Spiders)

Corre, corre (1980)

Ozono (Trolebús)

Trolebús en sentido contrario (1987)

Total de LPs: 18

 

Discos Pentagrama

Artista

Álbumes

Armando Rosas y La Camerata Rupestre

Tocata, fuga y apañón (1987)

Carlos Arellano

Canciones domésticas (1987)

Cecilia Toussaint

Arpía (1987)

Follaje

Follaje (1985)

Ruta 100 (1987)

Mamá-Z

Esa viscosa manera de pegarme las ganas (1987)

Rodrigo González Rockdrigo

Hurbanistorias (1986)

El profeta del nopal (1987)

Tierra Baldía

Tierra baldía[8] (1987)

Total de LPs: 9

 

 

 

 

 

RCA

Artista

Álbumes

Dug Dug’s

Smog (1973)

Cambia, cambia (1975)

I got my motion (1976)

El loco (1978)

15 Éxitos (1985)

Jaime López

Primera calle de la soledad (1985)

MCC (Música y Contracultura)

Sobrevivientes (1987)

Pájaro Alberto

Viaje fantástico (1984)

Total de LPs: 8

Comrock

Artista

Álbumes

Kenny y Los Eléctricos

Juntos por el rock (1985)

Luzbel

Metal caído del cielo (1985)

Pasaporte al infierno (1986)

Ritmo Peligroso

En la mira (1985)

El Tri

Simplemente (1985)

Hecho en México (1986)

Varios Artistas

Comrock (1985)

Total de LPs: 7

 

Ediciones de autor (independientes)

Artista

Álbumes

Antorcha

Anarquismo (1976)

0.720 Aleación

0.720 Aleación (1986)

Enigma

Duro y pesado (1985)

Naftalina

Naftalina (1983)

¡Qué Payasos!

Rock para niños y no tan niños (1987)

Total de LPs: 5

 

Philips

Artista

Álbumes

Bandido

Bandido (1973)

Chac Mool

Nadie en especial (1980)

Sueños de metal (1981)

Cintas en directo (1982)

Jorge Reyes

A la izquierda del colibrí (con Antonio Zepeda, 1986)

Total de LPs: 5

 

 

Polydor

Artista

Álbumes

Botellita de Jerez

Botellita de Jerez (1984)

La venganza del hijo del guacarrock (1985)

Naco es chido (1986)

Toncho Pilatos

Toncho Pilatos (1973)

Total de LPs: 4

Orfeón

Artista

Álbumes

Dangerous Rhythm

Dangerous Rhythm (1979)

Decibel

El poeta del ruido (1979)

Javier Bátiz

Ella fue (1978)

Nuevo México

Nuevo México (1979)

Total de LPs: 4

Polygram

Artista

Álbumes

Kerigma

Siguiendo la línea (1986)

Maná

Maná (1987)

Total de LPs: 2

Epic

Artista

Álbumes

Enigma

Enigma (1972)

Total de LPs: 1

 

Un caso destacable es el de las producciones a cargo de instituciones ajenas al negocio musical, en específico: la Universidad Autónoma de Sinaloa con Viaje al espacio visceral de Guillermo Briseño y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con En el ombligo de la luna de Luis Pérez.

Así, si se retoma lo explicado en “¿Cómo funciona la payola?”, en donde se describe que las discográficas son las encargadas de distribuir a las radiodifusoras las canciones que recomiendan sean programadas (y las estaciones las tocan con el fin de tener contenido), sumado al negocio que representaban las baladas y el desprestigio del rock nacional después de Avándaro, no es difícil encontrar que CBS prefiriera mandar sencillos de Julio Iglesias, Sandro, Roberto Carlos y Mecano (todos ellos presentes en las listas de popularidad anuales), en lugar de música de 39.4; RCA, de Juan Gabriel, Emmanuel y Menudo sobre Dug Dug’s, Jaime López, MCC y Pájaro Alberto; Gas, de Los Pasteles Verdes, para dejar de lado a Spiders; Raff de Napoleón y no de Three Souls in My Mind, Cosa Nostra o Peace and Love; Orfeón, de Lupita D’Alessio, en lugar de Dangerous Rhythm o Decibel; y BMG Ariola, de José Luis Rodríguez El Puma en lugar de Sombrero Verde.

Mientras unos grupos aún podían presumir sus contratos con discográficas de cierto renombre, aunque con la desidia de los empresarios para apoyarlos en transmisiones radiofónicas, otros tenían contacto con sellos mucho más modestos (Gente de México, Tiradero, La Mina, Fotón, Pentagrama) y en algunos casos, si querían grabar un disco o cassette, lo tenían que hacer de manera independiente, sin el apoyo de terceros. También se debe recordar que la recomendación de Luis Echeverría de no apoyar al rock no se limitaba a la radio, sino también incluía a las discográficas en el sentido de no grabar discos de rock.[9]

La fórmula se completa: predilección de la industria musical por las baladas, censura por parte del gobierno, y discográficas que, en el mejor de los casos, accedían a grabar los discos de las bandas de rock pero no los comercializaban como lo hacían con los de los baladistas.

Esa resultó ser la fórmula para impedirle al rock mexicano su difusión radiofónica, al menos en estaciones de Top 40, por casi dos décadas completas. Tuvieron que llegar las agrupaciones argentinas y españolas auspiciadas por BMG Ariola para que los empresarios discográficos en México se convencieran de que el rock podía dejarles ganancias y, con esa motivación, fomentar su programación radiofónica.


[1] Valdez Cruz, op. cit., 35.

[2] Cuadros realizados por el autor con información de Malacara Palacios, op. cit., 2001.

[3] Carlos Alvarado, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 8, véase completa en Anexo.

[4] Javier Trejo Garay, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 10, véase completa en Anexo.

[5] Otra canción que habla de lo mismo, pero enfocada a la televisión, es “Violencia, drogas y sexo” de El Tri.

[6] Los cuadros sólo toman en cuenta LPs publicados entre 1972 y 1987. Realizados por el autor con base en Malacara Palacios, op. cit.

[7] Esta disquera se convirtió en Cintas y Discos Denver.

[8] Para este álbum, la Universidad Autónoma de Puebla participó en la producción.

[9] Véase “El efecto Avándaro” en el Capítulo II de este trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s