Carta a Santa, Reyes Magos y A Quien Corresponda para renovar el 105.7 FM

Querido Santa; queridos Reyes Magos; querido A Quien Corresponda:

Me gustaría que me trajeran un juguete nuevo que aunque es intangible posee la magia de poner la piel chinita. Se llama radio. No me refiero al aparato, sino a lo que emana de él. En especial quiero un 105.7 FM renovado, quiero una frecuencia en el dial que transmita la música que a mí me gusta y la que probablemente va a gustarme, quiero una estación de radio que sea congruente con lo que sus conductores dicen y la música que programa, quiero una emisora de radio pública atrevida, que no sea consecuente conmigo con tal de no perder un radioescucha, sino que me cuestione, me discuta, me saque de mi zona de confort, en fin, quiero que mi radio pública me trate como una persona inteligente.

Sé que la radio en general sufre de una crisis de identidad. Por un lado está en plena mudanza tecnológica y lo que antes escuchaba en analógico ahora lo escucharé en digital. Por el otro, las estaciones de radio ya no compiten solo entre sí porque al ring de opciones auditivas ya se subieron las emisoras de internet, YouTube, infinidad de redes sociales enfocadas a la música, servicios de streaming y hasta estaciones de radio de otros países. También la industria discográfica con la que la industria de la radio creció tomada de la mano se resquebraja. Sé que todo eso repercute en lo que escucho al prender mi radio. Pero soy de los románticos que creen que aún se puede hacer una radio que seduzca mi oído, nutra mi intelecto y, además de todo, me entretenga.

Ante todo esto, el 105.7 FM está en vísperas de cambios. Santa, Reyes Magos, A Quien Corresponda, quiero que esta frecuencia mejore para el próximo año. Actualmente no es del todo mala, pero creo que las cosas que han quedado fuera de ella podrían ser incluidas en su próxima era. No les hablo solo de música porque entiendo la dificultad de que una estación de radio programe TODA la música que existe (aunque, pienso, el abanico de opciones musicales enfocadas al rock que transmite Reactor podría abrirse más, sobre todo tratándose de una estación de radio pública). Mi petición está encaminada a los procesos y posibilidades que tiene una estación de interés público sin que por ello abandone su filiación roquera y de entretenimiento.

¿De qué hablo? Quiero que mi radio pública de rock me invite a reflexionar sobre la música que me gusta escuchar y todo lo que la rodea. No solo quiero que el conductor de un programa me presente el nombre de la canción, del grupo y del disco; me gustaría escuchar espacios de debate donde en lugar de presentarme canciones, esos mismos conductores acompañados por músicos, empresarios disqueros e investigadores culturales me platiquen del mundo que envuelve al rock, así sean temas entretenidos como el análisis del cartel de un festival o aburridísimos pero importantes como la utilidad que podría tener la industria musical en el Producto Interno Bruto de un país como México. Creo que la radio pública de rock no solo debería permitirse un espacio así, sino que debería obligárselo.

También quiero conocer de dónde salieron las nuevas voces. Sería feliz de saber que todo el equipo que trabaja en mi estación de radio pública de rock fue escogido mediante un concurso abierto al público, o quizá fue escogido por méritos al realizar ahí su servicio social o sus prácticas profesionales, incluso que hay personas que un día se animaron a mandar un proyecto radiofónico y le abrieron las puertas y micrófonos. Eso me haría sentir que mi estación de radio pública de rock de verdad es cercana a mí y me toma en cuenta, que no solo me dice que le importa mi opinión para saber qué canción sigue a continuación. No me gustaría enterarme de que el equipo que trabaja en la estación llegó a ella porque es el amigo, la novia, el conocido, el familiar, el recomendado, de alguien que ya trabajaba ahí desde antes.

Por último, no debo dejar pasar mi deseo en cuanto a programación musical, en especial la de catálogo. Aplaudiría que mi estación de radio pública de rock abriera los oídos y se enterara sobre qué suelo está parada para así conocer su historia. Al tratarse de una estación de rock comprendo que muchos de los más grandes ídolos son extranjeros, pero de verdad me haría feliz que cuando los conductores hablaran de clásicos tomaran en cuenta a grupos locales, a esos que quizá ya no existen actualmente o algunos de sus integrantes ya murieron; que en lugar de poner tres rolas de los Rolling al menos haya una de los Dug Dug’s, que por una de Van Halen hubiera una de Javier Bátiz, que por una posible de Chuck Berry se presentara al menos una de Los Locos del Ritmo. Eso también me haría pensar que mi estación de radio pública de rock es consciente de que aquí existe una historia musical que vale la pena preservar y transmitir.

Santa, Reyes Magos, A Quien Corresponda, sé que mi carta es difícil de cumplir por completo y en realidad nunca lo hacen. “A qué le tiras cuando sueñas, mexicano”, decía Chava Flores, pero estamos en la época para soñar con que el futuro puede ser mejor. Creo que se vale.

 

Hugokoatl Galván

@Hugokoatl

Anuncios

2 pensamientos en “Carta a Santa, Reyes Magos y A Quien Corresponda para renovar el 105.7 FM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s