Rock impop: Las mil y un caras del rock mexicano

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

_____________________________________________________________________________

Con el fin de no hacer extenso el final de este último capítulo, el siguiente apartado pretende exponer brevemente que en el periodo 1988-2006 el rock mexicano se ramificó en una innumerable cantidad de subgéneros musicales. No todos ellos encontraron la programación radiofónica de Top 40, pero no por ello deben ser ignorados. A continuación se hará una reseña de algunos de los géneros  y grupos más significativos que son relacionados a que comúnmente conocemos como rock:

El ska encontró a finales del siglo XX una época dorada en México. No fue la primera vez en que se escucharon piezas de este ritmo musical realizadas por mexicanos, hay que recordar que a mediados de la década de los sesenta Toño Quirazco lanzó álbumes como Jaimaica ska y Ska Vol. II. Sin embargo, fue hasta la década de 1990 en que el ska alcanzó uno de sus momentos cumbres de la mano de bandas como Maldita Vecindad, Tijuana No, La Matatena, Los Estrambóticos, Sekta Core, Panteón Rococó e Inspector, entre muchísimas otras más.

Uno de los géneros más cercanos al ska es el reggae. También durante este periodo se dio su florecimiento en México. En los primeros años de la década 1990, irrumpieron grupos como Splash, Antidoping, Los Rastrillos, La Comuna, Los Yerberos y Ganja. De igual manera puede ser mencionado El Personal, aunque esta banda nunca se limitó a componer canciones de reggae.

El metal y la infinidad de subgéneros emanados de él (desde el death hasta el nü metal) tuvo de igual forma uno de sus momentos más elevados. Es cierto que el metal mexicano no nació en este periodo pues ya desde la década de los setenta se podía escuchar la música de Ciruela o Enigma, o en los ochenta a Luzbel, Cristal y Acero y Transmetal. Pero durante el periodo 1988-2006 surgieron grupos que revitalizaron este tipo de música. Next, Leprosy (fundada por Alberto Thrash Pimentel, vocalista de Transmetal), Raxas, Ágora, Brujería, Resorte, Garrobos, Muluc Pax, qbo y Maligno son algunos de los nombres más sobresalientes de esta etapa.

Aunque desde fines de la década de los setenta comenzó a ser conocido en el mundo el rock gótico gracias a grupos como Bauhaus, en México, este género no llegó hasta la década de los noventa. Es cierto que Caifanes guardó cierta similitud con el estilo, sobre todo en el álbum Caifanes, y, en Guadalajara, Mask (donde cantaba José Fors, posterior cantante de La Cuca) hicieron lo propio en la década de 1980. Sin embargo, no fue hasta el periodo 1988-2006 cuando surgieron grupos especializados en la que también se conoce como escena oscura (la cual aglutina desde el rock gótico hasta la Electronic Body Music o EBM, la música industrial y en ocasiones también se emparenta con el metal sinfónico). El Clan es una de las bandas más importantes pues no sólo es de las pioneras sino que ganó el segundo lugar en la segunda Batalla de Bandas organizada por Rockotitlán en 1992. Además, también se encuentran Hueco, Anabantha, Exsecror Vecordia, Erzebeth y los hijos pródigos del género en México: Hocico. San Pascualito Rey también puede ser incluido en esta clasificación.

Por su parte, el rock progresivo, el jazz-rock, el art-rock y el rock experimental continuaron su desarrollo. Es necesario hacer mención de una agrupación que en lo general no era experimental, pero que en 1999 ofreció una obra cercana a dicho estilo: Zurdok con Hombre sintetizador (sobre todo con la composición que da título al disco). Otras bandas relacionadas con los estilos mencionados son: Alquimia, Austin TV, Germán Bringas, Cast, Consumatum Est, Cráneo de Jade, La Función de Repulsa, Nine Rain, Santa Sabina, Oxomaxoma y Cabezas de Cera.

La camada de músicos liderados por Rockdrigo González y El Tri desembocó en conjuntos arraigados entre el público joven de escasos recursos económicos (algunos de ellos conocidos como chavos banda) y que musicalmente mezclan blues, punk y metal, sumado a que sus letras suelen tratar temas citadinos y cotidianos, por ello se le denomina rock urbano. Algunos de los ejemplos más representativos son El Haragán y Compañía, Liran Roll, Interpuesto, Charly Montana (antes vocalista de Mara y Vago), Isis, Heavy Nopal, Sam Sam y Tex Tex (aunque la agrupación también conocida como los muñecos inició actividades en 1986).

A pesar de que el surf colocó sus primeros éxitos en California, Estados Unidos, con canciones de Dick Dale y los afamados Beach Boys desde mediadios de 1960,[1] el género no se arraigó definitivamente en México hasta la década de los noventa, cuando no sólo comenzó a ser tocado por diversos conjuntos, sino que gracias a la estética visual de grupos como Lost Acapulco, las máscaras de luchador, el pancracio y este tipo de música formaron una comunión única en el mundo. Bandas representativas: Los Esquizitos (escrito así), Sr. Bikini, Twin Tones (con una estética apegada a lo western), Los Elásticos, Las Ultrasónicas y Yucatán a Go Go, entre otros.

Uno de los movimientos seminales del rock regresó a los escenarios: el rockabilly. De la mano de conjuntos que retoman el contrabajo y las baterías austeras (tan sólo con tarola, bombo y uno o dos platillos) como Los Gatos y Rebel Cats, se dio la proliferación de este tipo de música a mediados de la primera década del siglo XXI en foros independientes como el Multiforo Alicia o el Faro de Oriente.

Sin importar las veces que el punk ha sido declarado muerto, la formación de grupos, conciertos y estética punk continúa siendo una de las más prolíficas del rock mexicano. Síndrome, Redeld’ Punk, Colectivo Caótico y Atoxxico son algunas de las bandas pioneras (además de Size, más cercana al post punk o new wave) de la década de los ochenta. Pero para el periodo que atañe a este subtema surgieron y se hicieron populares (entre el público especializado) grupos como Vomito Nuclear (escrito así), Seguimos Perdiendo, Kagada de Perro (escrito así), Black Violettes, 34-D y La Venganza del Punk Ramón. Estas bandas representan el lado más segregado, en cuanto a difusión mediática, del género. No obstante, en paralelo, surgió el llamado punk pop (o a veces conocido como happy punk), el cual está presente en la lista anual de 2006 con Panda, División Minúscula, Allison, Nikki Clan y Motel. Otras bandas representativas del punk más difundido en medios son Thermo, Canseco, Tolidos y, de inicios de la década de los noventa, Los Lagartos.

El blues que llegó a México desde la década de los sesenta con algunas canciones de Los Locos del Ritmo se desarrolló en todas las décadas tomadas en cuenta para esta investigación. Para la de 1980 encontró a cuatro de sus máximos exponentes: Real de Catorce, Guillermo Briseño, Follaje y Betsy Pecanins. Durante el periodo 1988-2006 más bandas se acercaron a este tipo de música. Ejemplo de ello son Perro Andablues, Las Señoritas de Avignon, Radio Blues y La Dalia Negra, entre otras.

Estos son sólo algunos de los géneros y bandas que proliferaron durante el periodo 1988-2006. Si desde la década de los sesenta no se podía hablar de un único rock, para este último periodo analizado, más que nunca se debía hablar de los distintos tipos de rock en México. Obviamente no todos iban a tener cabida en la programación de radio Top 40, lo que es más, ni siquiera las estaciones de rock (como Rock 101, Espacio 59, Radioactivo y Órbita, las principales) se dieron abasto para programar todas las expresiones emparentadas con esta música.[2]

De entre todo el universo de temas musicales de rock que se han dado en México desde 1956, tan sólo un puñado de canciones ha logrado ser programadas a lo largo de los primeros cincuenta años de la relación que el rock mexicano ha tenido con la radio de Top 40. El panorama podría ser decepcionante para un fanático de este género, pero es importante entender que esto no se debe a cuestiones de calidad como a veces se podría creer, sino a un desarrollo propio de las industrias discográfica y radiofónica de la Ciudad de México, el cual no puede ser igualado al de ninguna otra ciudad en el mundo.


[1] http://www.allmusic.com/explore/style/surf-d389 Visitado el 27 de marzo de 2012.

[2] De hecho, entre las principales estaciones de rock de la década de los noventa, Órbita FM solía tocar más rock mexicano que Radioactivo, estación que era acusada de ser malinchista. Esta situación se reavivó en octubre de 2004 cuando la frecuencia 105.7 FM mutó de Órbita a Reactor, emisora manejada a partir de entonces por ex integrantes de Radioactivo (Rulo, Sopitas, Julio Hernández, Warpig, Ileana Rodríguez) y algunos sobrevivientes al cambio de nombre que ya estaban en la estación desde que se llamaba Órbita (Clauzzen, Güicho, Jinete, Ariadna Montañéz, Miguel Solís).  Jorge Caballero, La Jornada, http://www.jornada.unam.mx/2004/12/01/08an1esp.php

Anuncios

Rock impop: Cue para el rock mexicano

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo debes dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

_______________________________________________________________________

Quizá la lista de 1989 pueda resultar polémica, pues, para esta investigación, fue tomada en cuenta como canción de rock “Acelerar” de Timbiriche y no “La negra Tomasa” de Caifanes. Pues bien, aunque Caifanes sea una de las bandas más sobresalientes, mediáticamente hablando, del rock mexicano, “La negra Tomasa” es, musicalmente, una cumbia. Por el contrario, “Acelerar” tiene toda la estructura de una pieza de rock, hasta cuenta con un solo de guitarra.

Lo mismo puede decirse en el caso de Alejandra Guzmán y Maná, dos de los representantes del rock mexicano en medios de comunicación que son descalificados por algunos músicos, periodistas, locutores y escritores enfocados al rock. Para fines de esta investigación es innegable la identidad roquera de canciones como “Reina de corazones” y “Mala hierba” de Alejandra Guzmán, y “Ángel de amor” o “Hechicera” de Maná. Para Moderatto y su versión de “Muriendo lento” (por cierto, cantada originalmente por Timbiriche), a dueto con Belinda, aplica lo mismo, el arreglo es esencialmente roquero.

Si bien desde 1986 ya hay asomos de rock en la lista anual gracias a la presencia de “Corro, vuelo, me acelero” de Timbiriche y “Dame un beso” de Yuri, el momento en que el rock mexicano comenzó a apoderarse nuevamente (como entre 1961 y 1964) de las listas de popularidad fue a partir de 1998. Cabe aclarar que la lista de ese año fue tomada del ranking anual de MTV Latinoamérica. En ese entonces, la cadena televisiva tenía cierta preferencia por la programación de videoclips de rock hechos en América Latina. No obstante, esta característica no se refleja en todas las listas de la cadena televisiva especializada en videoclips pues el chart del año 2000 también es de MTV y la presencia de rock mexicano no se iguala a la de dos años antes.

1998 es un año representativo no sólo para la presencia de rock mexicano en las listas de popularidad, sino también para el rock mexicano en general. Para empezar, es el año de la primera edición del Vive Latino, cuyas cabezas de cartel fueron Café Tacvba y El Tri. Por otro lado, se puede observar el comienzo de la difusión mediática de una nueva generación de grupos de rock, lo que es más, el cambio generacional es tan claro que para entonces, Caifanes y Fobia ya se habían separado (1995 y 1997, respectivamente); La Cuca lo hizo en 1999. Estas tres bandas lograron la transmisión radiofónica gracias a la campaña Rock en Tu Idioma. A la nueva camada de grupos de finales de la década de los noventa se les englobó bajo el término Avanzada regia gracias a que en su mayoría eran oriundos de Monterrey (El Gran Silencio, Plastilina Mosh, Jumbo, etcétera); sin embargo, también hubo representantes defeños como Molotov y La Gusana Ciega.

En 2000 y 2001, se puede observar otro fenómeno interesante: la promoción de películas mexicanas por medio de sus soundtracks, en los cuales se incluyen canciones de rock mexicano. Esto se inició en 1999 con el disco de Sexo, pudor y lágrimas, el cual se hizo acreedor a un disco doble de platino.[1] En la lista de 2000 aparece “De perros amores” interpretada por Control Machete y Ely Guerra, canción incluida en el soundtrack de Amores perros. En 2001, los temas oficiales de las cintas Piedras verdes (“Déjenme si estoy llorando” a cargo de El Gran Silencio) e Y tu mamá también (“Here comes the mayo” de Molotov) lograron obtener un lugar en la lista de popularidad anual, independientemente del éxito en taquilla de los filmes.

En 2006, último año analizado en esta investigación, es posible identificar a otra generación de músicos de rock: Panda, División Minúscula, Nikki Clan, Allison y Motel son representantes del punk pop,[2] género musical que conserva la estética musical del punk (canciones basadas en no más de cinco acordes, composiciones de no más de cuatro minutos) pero carente de las temáticas violentas, antipolicíacas y prorrevolucionarias de bandas como Síndrome, Colectivo Caótico o Rebeld’ Punk. En el caso de División Minúscula y compañía, las letras tratan, en su mayoría, de noviazgos, declaraciones de amor o rompimientos amorosos.

Zoé debe tener mención aparte. Es considerada una banda representativa del indie mexicano. Indie es apócope para la palabra inglesa independent (referida a grupos sin contrato con alguna de las cuatro grandes o alguna de sus filiales o subsellos). El término se relaciona con la posibilidad que bandas del siglo XXI han tenido para grabar un disco con las tecnologías a la mano y dar a conocer su obra en redes sociales virtuales como MySpace y YouTube (actualmente, también Twitter, Soundcloud, Bandcamp y Facebook). Por ello optan por la vía independiente, es decir, ya no es necesario el apoyo de una disquera para que una banda sea conocida por el público. Con las herramientas tecnológicas actuales se puede grabar, producir y difundir sin la necesidad de un estudio de grabación profesional.  Zoé lanzó su álbum homónimo (2001), el primero de su discografía, con Sony. Posteriormente, Rocanlover (2003)  y Memo Rex commander y el corazón atómico de la Vía Láctea (2006) fueron producidos por Noiselab Records, disquera independiente (aunque la distribución corrió a cargo de EMI).[3] El tema incluido en la lista de popularidad anual de 2006, “Vía Láctea”, pertenece al disco Memo rex commander.

El asentamiento de la música rock durante el periodo 1988-2006 es tan claro que las radiodifusoras de Top 40 han incluido dicho género no sólo en su programación radiofónica sino también en la programación de sus conciertos. Un ejemplo sobresaliente es el que Exa ha realizado con Rock n Exa, un festival anual iniciado en 2003 en la Plaza de Toros de la Ciudad de México con la presencia de bandas como Café Tacvba, Control Machete e Inspector, entre otras. Dicho festival aún se realiza.

El porcentaje de la presencia del rock mexicano en las listas de popularidad anteriores y, por lo tanto, una muestra de la cantidad de veces que se programó en las radiodifusoras Top 40 durante el periodo 1988-2006 es 21.6867%. Curiosamente, la cifra es casi la misma alcanzada durante el primer periodo analizado en esta investigación (1956-1971: 21.875%). Sin embargo, hay que hacer hincapié en que, contrario a los periodos anteriores, entre 1988 y 2006 la balada no fue reina absoluta de la programación radiofónica. Para este periodo, las canciones bailables acrecentaron su presencia, por ejemplo: “Love colada” de OV7, “Tú necesitas” de Aleks Syntek y “Antro” de Kabah. Además de que, dentro del pop, hubo letras ajenas a los clásicos temas de amor-desamor; una muestra de ello es “En el 2000” de Natalia Lafourcade.

En cuanto a las disqueras, como ya se ha mencionado, una de las que más apoyo dio al rock mexicano fue BMG Ariola que tenía contrato directo con Caifanes, Maldita Vecindad, Julieta Venegas y Los Amantes de Lola. Culebra, subsello de BMG Ariola especializado en rock, publicó discos de Santa Sabina, La Barranca, La Lupita, La Cuca y Fratta, entre otros. En 1988, WEA (Warner) compró Comrock con tal de hacerle competencia a BMG,[4] además, contrató los servicios de El Tri, Café Tacvba y Maná. Por su parte, EMI apareció en el terreno del rock hasta finales de la década de 1990 con discos de El Gran Silencio y Plastilina Mosh, mientras que Universal hacía lo propio con Molotov y La Gusana Ciega (además de tener como filial a Manicomio, que tenía contratados a Zurdok y Flor de Lingo). Por último, Sony sólo tuvo como filial a Discos Termita, disquera que sacó álbumes de Yucatán a Go Go y Las Ultrasónicas, no obstante, en 2004 se alió con BMG, para finalmente comprar las acciones de la disquera alemana en 2008 y apropiarse de todo el catálogo de dicha compañía, incluyendo, por supuesto, toda la discografía de Rock en Tu Idioma.

Panda y División Minúscula, junto a Zoé, son ejemplos de la independencia con respecto a contratos con disqueras.[5] Panda ha lanzado sus discos bajo el sello Movic Records (aunque con distribución de Warner) y División Minúscula publicó sus dos primeras obras con Sones del Mexside (con distribución de Universal). Como se habrá visto en la lista de popularidad de 2006, ello no impidió que ambas agrupaciones lograran colocar dos sencillos dentro de ellas.

Finalmente, hay que revisar cuáles fueron las agrupaciones que más canciones de rock colocaron en las listas de popularidad anuales durante este periodo. Maná, seis canciones: “Vivir sin aire”, “En el muelle de San Blas”, “Hechicera”, “Corazón espinado”,[6] “Ángel de amor” y “Labios compartidos”. Esto convierte a Maná en la banda que más temas de rock ha colocado en listas de popularidad anuales de los primeros 50 años de rock mexicano. Su competidor más cercano es Los Hermanos Carrión con cuatro canciones dentro del periodo 1956-1971. Volviendo al tercer periodo analizado en este escrito, Molotov y Genitallica colocaron tres canciones cada uno: el primero tiene “Gimme tha power”, “El mundo” y “Here comes the mayo”; mientras el segundo “Imagina”, “¿Qué fue lo que pasó?” y “Borracho”.


[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Aleks_Syntek Visitado el 29 de marzo de 2012.

[2] El grupo regiomontano Panda a veces suele catalogarse también como música emo; sin embargo, vale la mención de que no es la única representante de ese estilo en México pues existen agrupaciones subterráneas como Aerodoberman.

[3] En la actualidad suman dos discos más: Reptilectric de 2008 y MTV Unplugged: Música de fondo de 2011.

[5] Por supuesto no son los únicos casos. Desde finales de la década de los noventa hasta la actualidad, las disqueras independientes especializadas en rock han aumentado su presencia. Algunos ejemplos: Opción Sónica, Nene Records, Noiselab, Happy Fi, Antídoto, Iguana Records, Bakita Records, Grabaxiones Alicia, Madame Records, Producciones PyP, Nuevos Ricos, Fonarte Latino, Discos Konfort y Discos Intolerancia. Hasta el Tianguis Cultural del Chopo tiene su propio sello: Chopo Records. Es tal la oferta de disqueras independientes, que desde 2004 se lleva a cabo el Festival Diego Rivera y Feria de las Disqueras Independientes en el museo Diego Rivera-Anahuacalli. http://www.rocksonico.com/nota.asp?not_id=3525

[6] Si bien la canción fue incluida en el álbum Supernatural de Carlos Santana, los autores del tema son Carlos Santana y Maná, por lo que pertenece a ambos. Ver créditos del booklet del disco Supernatural.

Rock impop: La industria discográfica incluye nuevos actores

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

_________________________________________________________________________

El periodo 1988-2006 ofrece datos muy interesantes ya que se puede asegurar, con base en las listas anteriores, que dicha etapa ha sido la de más apertura musical en la radiodifusión de la Ciudad de México. Por primera vez en este escrito no se puede aseverar categóricamente la supremacía de las baladas en el cuadrante; tampoco es que estas hayan desaparecido, no obstante sí hubo una búsqueda por parte de los radiodifusores –y la industria discográfica- por ofrecer contenidos musicales más diversos.

La difusión en radio de propuestas musicales distintas a las acostumbradas desde mediados de la década de 1960 no es producto sólo de las prácticas radiofónicas, es resultado de la intervención de nuevos factores en la industria, tales como: cambios estructurales en las discográficas trasnacionales (junto al advenimiento de las cuatro grandes disqueras), el inicio de la señal de MTV Latinoamérica, el nacimiento de Ocesa como la principal empresa dedicada a la organización y promoción de conciertos, la llegada de internet como medio de difusión de los productos de la industria discográfica y, por último, pero no menos importante, la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que entró en vigor el primer día de 1994. A continuación se desglosará de una manera breve cada una de los que, entonces (primer lustro de 1990), fueron  nuevos actores en el medio discográfico y radiofónico de México.

El TLCAN en la música

Se debe hacer mención del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Dicho convenio económico ha permitido desde el 1 de enero de 1994 el intercambio de, entre muchos otros productos: obras musicales (CDs, DVDs, KCTs, discos de vinilo, etcétera) y publicaciones (revistas, periódicos, libros) producidos en Canadá, Estados Unidos y México. Esto tiene pertinencia dentro del campo de la industria discográfica con la inauguración en México de tiendas de música como Mixup, perteneciente a Grupo Carso y fundada en 1994.[1] En este punto, cabe hacer el recordatorio de que una de las fuentes usadas para realizar las listas de popularidad es el nivel de ventas de discos en tiendas.

La llegada de Mixup y tiendas similares, como Discolandia o Tower Records, permitió que los discos de agrupaciones de rock mexicanas ya no fueran objetos exclusivos de Hip 70 (local localizado en avenida Insurgentes que también era usado para conciertos desde 1980)[2] o del Tianguis Cultural del Chopo. Después del TLCAN, los discos de rock comenzaron a estar a la vista de más personas no especializadas en la escucha de este tipo de música.

Las cuatro grandes

En el capítulo II de este trabajo ya se habló de las cuatro grandes disqueras internacionales: EMI, Universal, Warner y Sony. Sin embargo, dicha situación comenzó precisamente en el periodo 1988-2006. Antes de la década de los ochenta –y aún durante algunos años de la última década del siglo XX- existieron otras disqueras que compartían el control del mercado discográfico internacional. Se pueden mencionar, entre algunas de ellas: RCA, CBS, Ariola, Capitol, Polydor y Polygram, además, por supuesto, de EMI, Sony y Warner (Universal no se menciona puesto que nació con ese nombre en 1996).

Para inicios del siglo XXI, RCA, CBS, Capitol, Polydor y Polygram ya estaban absorbidas por alguna de las compañías que actualmente se conocen como las cuatro grandes. A partir de esto, la industria se redujo a ese número de empresas y sus múltiples filiales o subsellos (asunto también expuesto en el capítulo II). Aunque sin dejar de lado la presencia en la industria de una infinidad de discográficas pequeñas o independientes, de las cuales se pueden recordar algunas mexicanas como Discos Pentagrama, Fonarte Latino, Opción Sónica y Cintas y Discos Denver, entre otras.

MTVLA

El caso de MTV Latinoamérica también es digno de mención. La cadena estadounidense nació en 1981. Pasaron 12 años desde su fundación en Estados Unidos para que se estableciera una señal especializada en México, el centro y el sur del continente americano. El modo de funcionamiento de la cadena televisiva no distó del de una estación de Top 40, es decir, se nutría de un grupo de videoclips actuales (los cuales siempre ha tenido en competencia por medio de charts), que eran complementados con videoclips de catálogo, además de caricaturas, animaciones y reality shows. Esto significó para las discográficas, los grupos y el público, la obtención de un nuevo canal de difusión de música e imagen. A partir de 1993, la popularidad de un grupo o solista en México ya no se medía sólo por su presencia radiofónica, sino que también se tenía que revisar el lugar que ocupaba el videoclip en el conteo de MTV.

Rock en vivo

En 1990 nació Ocesa,[3] organizadora y promotora de conciertos. En ese mismo año Santana tocó por vez primera en el Palacio de los Deportes el 26 de junio y al inicio del siguiente año comenzó el arribo de agrupaciones anglosajonas exitosas con la presentación de INXS en el Palacio de los Deportes.[4] A partir de entonces han desfilado por foros importantes de la capital (Foro Sol, Estadio Azteca, Palacio de los Deportes, Teatro Metropolitan y Auditorio Nacional, este último, el único que no es operado por Ocesa) grupos internacionales como Soda Stereo, Bob Dylan, Chicago, Guns n’ Roses, Los Fabulosos Cadillacs, Elton John, U2, Roger Waters, Metallica, Radiohead, Michael Jackson y The Rolling Stones, entre muchos otros. Por el lado nacional, también agrupaciones mexicanas lograron trascender el escenario de Rockotitlán, uno de los lugares especializados en rock más recordados por el público, y presentarse en los foros mencionados: Maldita Vecindad, Caifanes, Jaguares, Molotov, Café Tacvba, Zoé y El Tri, entre algunos otros.[5] En 1998, Ocesa organizó el primer Festival Vive Latino en el Foro Sol (Autódromo de los Hermanos Rodríguez), espectáculo que para 2006 sumaba siete ediciones y en el que ya habían tocado un sinnúmero de agrupaciones de rock latinoamericanas, lo que era (y es aún) el principal atractivo del encuentro anual.

Ese es el lado industrial de las presentaciones en vivo, pero así como hubo más apertura en la radio capitalina, también fue posible la inauguración y supervivencia de algunos foros independientes para música en vivo. Uno de los más recordados dentro del ámbito del rock es Rockotitlán (1985-1998),[6] uno de los espacios ideados especialmente para conciertos y que dio otra perspectiva para las presentaciones de rock alejada de los hoyos funkies.[7]  Además, paralelo a Rockotitlán, estuvieron La Última Carcajada de la Cumbancha (LUCC), el Bar 9 y el Tutti Frutti. En 1995, se fundó el Multiforo Alicia como parte de una nueva generación de lugares donde escuchar música en vivo. También surgieron el Circo Volador, Dada X, el Faro de Oriente, además del acondicionamiento para conciertos en centros de reuniones ya existentes como el Centro Cívico Ecatepec, el ex Balneario de Pantitlán, el Centro de Convenciones Tlatelolco, el Toreo de Cuatro Caminos, el Centro de Convenciones Tlalnepantla, La Plaza de Toros México y el deportivo Plan Sexenal.

Por último, no se pueden dejar de lado los conciertos masivos de 1995 (Rock por la Paz y la Tolerancia, Doce Serpiente y Rock de la Consulta) en Ciudad Universitaria en apoyo al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y los organizados por La Serpiente sobre Ruedas a partir de ese mismo año a lo largo del país, en los que, entre otras agrupaciones, participaron Santa Sabina, Caifanes, Guillermo Briseño, Tere Estrada, Fratta y Maldita Vecindad. Además de los conciertos gratuitos en el Zócalo de la Ciudad de México y diversas explanadas delegacionales a partir de 1997.[8]

Internet irrumpe en la industria

En la actualidad se discute todavía el destino de la industria discográfica debido a las facilidades que softwares P2P (peer to peer; persona a persona) y redes sociales como MySpace y YouTube han dado a los usuarios para consumir música sin necesidad de pagar por ella. Esta discusión no es nueva, data, al menos, del año 2000 en que Lars Ulrich, baterista de Metallica (a la par de las empresas discográficas), emprendió acciones legales en contra de Naptser por permitir el intercambio de canciones de la banda de thrash metal sin permiso de los músicos, acción que según el fallo de la juez Marilyn Pattel de San Francisco, Estados Unidos, violaba derechos de autor.[1] Sin embargo, no todo en internet es piratería (o descargas ilegales); desde 2001 existe uno de los modelos de venta musical auspiciados por las discográficas más exitoso: iTunes de Apple.

Ambos fenómenos han modificado no sólo el modelo de negocio de la industria discográfica; también han hecho mella en la forma de medir la popularidad musical. Así como desde 1993 se comenzaron a tomar en cuenta los charts de MTV para medir la popularidad en México, en el transcurso de la primera década del siglo XXI, el top de canciones descargadas de iTunes comenzó a ser una fuente más para medir la popularidad de una canción. Paralelo a esto, se encuentran redes sociales virtuales como MySpace, Last.fm y YouTube que ofrecen información de las canciones y grupos más solicitados por los internautas. Por último, también se suman sitios especializados en la difusión de letras musicales, como Metrolyrics o Terra, que ofrecen un top de las letras de canciones más buscadas por internautas.


[3] http://www.cie-mexico.com.mx/cieCorporativo.php Visitado el 26 de marzo de 2012.

[4] Obviamente, no fue el primer concierto de una agrupación anglófona en México. No se pueden dejar de lado los siguientes conciertos que ocurrieron fuera del DF: Queen en octubre de 1981 en Puebla, Carlos Santana en el estadio Nou Camp de León, Guanajuato, en 1988 y Rod Stewart en el estadio Corregidora de Querétaro en 1989. Un concierto que sí ocurrió en la capital del país pero pertenece al periodo de 1972-1987, es el de The Police en el World Trade Center en 1980.

[5] Para una información más detallada de la agenda de conciertos en México entre 1965 y 2012 véase http://marciano.atomkinder.net

[6] La historia de Rockotitlán contada por Tony Méndez, uno de los propietarios: http://www.rockotitlan.com/botones/historia/main.htm

[7] Término empleado para los lugares adaptados (como bodegas, estacionamientos) para realizar conciertos de rock durante la década de los setenta y parte de los ochenta que carecían de todo tipo de servicios adecuados para el público (baños, iluminación, servicio médico, salida de emergencia, sistemas de audio óptimos, etcétera). Algunos de los hoyos funkies más recordados son Siempre es lo Mismo, El Herradero, Salón Chicago y Petunias. Martínez Peláez Manuel, http://www.maph49.galeon.com/avandaro/avandaro8a.html

[8] Los conciertos en apoyo al EZLN no fueron los primeros realizados en Ciudad Universitaria. Durante la huelga del Consejo Estudiantil Universitario (CEU) de 1987, en enero, se realizó un concierto en las islas en el que participaron Cecilia Toussaint, Nina Galindo y Eugenia León.

Rock impop: La popularidad del rock mexicano de 1988 a 2006

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

________________________________________________________________________

Las canciones e intérpretes resaltados en negritas comprenden los temas musicales que resultan pertinentes para esta investigación. Las listas de este periodo presentan una diferencia con respecto a las de los dos periodos anteriores: fueron tomadas de diferentes fuentes, por ello en cada listado se señala su fuente. Por último, al igual que con los periodos anteriores, todas las canciones de las listas fueron escuchadas en YouTube.

 

Lista anual de popularidad de 1988[1]

#

Título

Intérprete

1

Devuélveme a mi chica

Hombres G

2

Ahora te puedes marchar

Luis Miguel

3

Me he enamorado de un fan

Flans

4

Cuando seas grande

Miguel Mateos

5

Ay amor

Ana Gabriel

6

Rueda mi mente

Sasha

7

Y ahora te vas

Los Bukis

8

A quién

Karina

9

Martha tiene un marcapasos

Hombres G

10

Corre, corre

Flans

 

Lista anual de popularidad de 1989[2]

#

Título

Intérprete

1

La incondicional

Luis Miguel

2

Orgullosa nena

Pablito Ruíz

3

Cachetada

Pablito Ruíz

4

Acelerar

Timbiriche

5

Louis

Franco de Vita

6

Simplemente amigos

Ana Gabriel

7

La negra Tomasa

Caifanes

8

Te amo

Franco de Vita

9

Oh mamá, ella me ha besado

Pablito Ruíz

10

Cuéntame

Lucero

 

 

 

 

 

 

 

 

Lista anual de popularidad de 1991[3]

#

Título

Intérprete

1

No hace falta

Mijares

2

El 7 de septiembre

Mecano

3

Amante del amor

Luis Miguel

4

Que nada nos separe

Mijares

5

Vuela, vuela

Magneto

6

Déjame llorar

Ricardo Montaner

7

Burbujas de amor

Juan Luis Guerra

8

Tu ángel de la guarda

Gloria Trevi

9

Reina de corazones

Alejandra Guzmán

10

Con las manos vacías

Miguel Bosé

 

Lista anual de popularidad de 1992[4]

#

Título

Intérprete

1

No podrás

Cristian Castro

2

No sé tú

Luis Miguel

3

Inolvidable

Luis Miguel

4

Pisando fuerte

Alejandro Sanz

5

Llorar

Lucero

6

Mira, mira, mira

Magneto

7

Si esto no es amor

H2O

8

Ese soy yo

Emmanuel

9

Fuego contra fuego

Ricky Martin

10

María bonita

Mijares

 

Lista anual de popularidad de 1993[5]

#

Título

Intérprete

1

Nunca voy a olvidarte

Cristian

2

Ayer

Luis Miguel

3

Hasta que me olvides

Luis Miguel

4

América

Luis Miguel

5

Mala hierba

Alejandra Guzmán

6

Veleta

Lucero

7

Háblame

Ilse

8

Vivir sin aire

Maná

9

Sobreviviré

Lucero

10

Amor de mujer

Paulina Rubio

 

Lista anual de popularidad de 1994[6]

#

Título

Intérprete

1

Amor

Mijares

2

La media vuelta

Luis Miguel

3

Siempre contigo

Lucero

4

Mi forma de sentir

Pedro Fernández

5

Lentamente

Juan Gabriel

6

Realmente no estoy tan solo

Ricardo Arjona

7

Mañana

Cristian Castro

8

Quiero un beso

Emmanuel

9

Tal vez

Martha Sánchez

10

Tu libertad

Magneto

Lista anual de popularidad de 1995[7]

#

Título

Intérprete

1

Todo y nada

Luis Miguel

2

Palabras

Lucero

3

Dime la verdad

Martha Sánchez

4

Amores extraños

Laura Paussini

5

Ayer me dijo un ave

Caifanes

6

Piel morena

Thalía

7

Mi media naranja

Fey

8

Te extraño, te olvido, te amo

Ricky Martin

9

Gatos en el balcón

Fey

10

Se fue

Laura Paussini

 

Lista anual de popularidad de 1996[8]

#

Título

Intérprete

1

Dile que la amo

Kairo

2

Estoy aquí

Shakira

3

Mi historia entre tus dedos

Gianluca Grignani

4

Me quedaré solo

Amistades Peligrosas

5

Dónde estás corazón

Shakira

6

La cosa más bella

Eros Ramazzoti

7

Por amarte

Enrique Iglesias

8

Detrás de los cerros

Jaguares

9

Dame

Luis Miguel

10

La mujer que amas

Pedro Fernández

 

 

Lista anual de popularidad de 1997[9]

#

Título

Intérprete

1

Antología

Shakira

2

No rompas mi corazón

Caballo Dorado

3

Mírame

Sentidos Opuestos

4

Vivimos siempre juntos

Nacho Cano

5

Tácticas de guerra

Lucero

6

Vive

Kabah

7

Sin ti

Aleks Syntek y La Gente Normal

8

Enamorado por primera vez

Enrique Iglesias

9

Sé que no volverás

Diego Torres

10

El destino

Juan Gabriel y Rocío Durcal

 

Lista anual de popularidad de 1998[10]

#

Título

Intérprete

1 (04)

Mr. P

Plastilina Mosh

2 (14)

Gimme tha power

Molotov

3 (16)

En el muelle de San Blas

Maná

4 (18)

Cómo sé

Julieta Venegas

5 (21)

El club de los humildes

Mecano

6 (27)

Supersónico

La Lupita

7 (30)

Dormir soñando

El Gran Silencio

8 (34)

Afroman

Plastilina Mosh

9 (36)

Hechicera

Maná

10 (37)

Celofán

La Gusana Ciega

 

Lista anual de popularidad de 2000[11]

#

Título

Intérprete

1 (36)

No creo (MTV Unplugged)

Shakira

2 (41)

Corazón espinado

Carlos Santana y Maná

3 (48)

Aquí

La Ley

4 (52)

El Mundo

Molotov

5 (54)

Be with you

Enrique Iglesias

6 (56)

Tú necesitas

Aleks Syntek

7 (62)

Regreso a casa

Moenia

8 (66)

Antro

Kabah

9 (68)

De perros amores

Control Machete y Ely Guerra

10 (69)

She bangs

Ricky Martin

 

Lista anual de popularidad de 2001[12]

#

Título

Intérprete

1 (15)

Imagina

Genitallica

2 (17)

Mentira (MTV Unplugged)

La Ley

3 (20)

Déjenme si estoy llorando

El Gran Silencio

4 (26)

La playa

La Oreja de Van Gogh

5 (39)

Here comes the mayo

Molotov

6 (45)

Enséñame

Morbo

7 (47)

¿Qué fue lo que pasó?

Genitallica

8 (51)

Love colada

OV7

9 (58)

El duelo (MTV Unplugged)

La Ley y Ely Guerra

10 (60)

Suerte

Shakira

 

Lista anual de popularidad de 2002[13]

#

Título

Intérprete

1 (08)

Te aviso, te anuncio

Shakira

2 (10)

A Dios le pido

Juanes

3 (15)

Don’t say goodbye

Paulina Rubio

4 (26)

La vida que va

Kabah

5 (28)

Ángel de amor

Maná

6 (29)

Héroe

Enrique Iglesias

7 (34)

Underneath your clothes

Shakira

8 (37)

En el 2000

Natalia Lafourcade

9 (45)

Borracho

Genitallica

10 (52)

Sé que lo vendrá

Fey

 

Lista anual de popularidad de 2003[14]

#

Título

Intérprete

1

Tal vez

Ricky Martin

2

Te lo pido por favor

Jaguares

3

El problema

Ricardo Arjona

4

No es lo mismo

Alejandro Sanz

5

Un siglo sin ti

Chayanne

6

Te necesito

Luis Miguel

7

Fotografía

Juanes y Nelly Furtado

8

Mientes tan bien

Sin Bandera

9

Rosas

La Oreja de Van Gogh

10

Amor real

Sin Bandera

 

Lista anual de popularidad de 2004[15]

#

Título

Intérprete

1

Andar conmigo

Julieta Venegas

2

Miedo

Pepe Aguilar

3

Mientes tan bien*

Sin Bandera

4

Un siglo sin ti*

Chayanne

5

Te necesito*

Luis Miguel

6

Rosas *

La Oreja de Van Gogh

7

Desde que llegaste

Reyli

8

Te quise tanto

Paulina Rubio

9

Eres

Café Tacvba

10

Tardes negras

Tiziano Ferro

*Canciones que también aparecen en la lista de 2003.

 

Lista anual de popularidad de 2005[16]

#

Título

Intérprete

1

La tortura

Shakira y Alejandro Sanz

2

Volverte a ver

Juanes

3

La camisa negra

Juanes

4

No

Shakira

5

Amor del bueno

Reyli

6

Yo quisiera

Reik

7

Nada valgo sin tu amor

Juanes

8

Amar sin ser amada

Thalía

9

Muriendo lento

Moderatto y Belinda

10

Nuestro amor

RBD

 

Lista anual de popularidad de 2006[17]

#

Título

Intérprete

1 (01)

Disculpa los malos pensamientos

Panda

2 (02)

Hips don’t lie

Shakira y Wyclef Jean

3 (10)

No me digas que no

Nikki Clan

4 (11)

Rosa pastel

Belanova

5 (13)

Frágil

Allison

6 (16)

Sismo

División Minúscula

7 (17)

Labios compartidos

Maná

8 (18)

Dime ven

Motel

9 (20)

Sin despertar

Kudai

10 (21)

Vía Láctea

Zoé


[1] Mejía Barquera, op. cit.

[2] Idem.

[3] Tabulación hecha para la investigación usando las listas de popularidad de la revista Eres. Se consultaron los números correspondientes a los días 15 de cada mes.

[4] Idem.

[5] Idem.

[6] Mejía Barquera, op. cit.

[7] Fuente: Revista Eres.

[8] Mejía Barquera, op. cit.

[9] Idem, esta lista fue creada con información de enero a junio de 1997.

[10] Los 100 + Pedidos de MTV Latinoamérica. Los números entre paréntesis pertenecen al lugar real en el conteo. Para esta tabla sólo fueron usados los temas de músicos hispanohablantes. http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Los_100_%2B_pedidos_de_1998.

[14] Mejía Barquera, op. cit.

[15] Idem.

[16] Idem.

[17] Los 100 + Pedidos de MTV Latinoamérica (Norte). Los números entre paréntesis pertenecen al lugar real en el conteo. Para esta tabla sólo fueron considerados los temas de músicos hispanoparlantes. http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Los_100_%2B_pedidos_del_2006

Rock impop: Rock en Tu Idioma en tu radio favorita

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

________________________________________________________________

El último periodo por analizar en esta investigación se inicia en 1988 y termina en 2006. 1988 es el año en que se comienza de manera oficial de la campaña de BMG Ariola Rock en Tu Idioma con bandas mexicanas; 2006 es el año en que se cumplen los primeros 50 años de rock mexicano (1956-2006).

Fue necesario que, una, tan sólo una discográfica trasnacional se interesara en el rock nacional para que esta música encontrara de nuevo la llave mágica con la que pudiera aparecer en la programación de radio de Top 40. Pero antes de eso (en 1987), BMG Ariola se dedicó a exportar los sonidos de bandas españolas como Radio Futura, Los Toreros Muertos y La Trinca,[1] y argentinas como Miguel Mateos, Git, Raúl Porchetto, Los Encargados y Virus.[2]

La campaña Rock en Tu Idioma comenzó en México en 1987. Primero con los grupos españoles y argentinos mencionados, pero llegó el momento en que los ejecutivos de la empresa decidieron buscar agrupaciones mexicanas que pudieran ser incluidas entre los artistas que promovían. De esta manera sentaron bases de un nuevo hito en la historia del rock nacional. Para ello, en diciembre de ese año convocaron a un concurso nacional de grupos de rock. En enero de 1988, se dieron a conocer los resultados del mismo: Los Amantes de Lola ganaron el primer lugar, Huizar (ex vocalista de Luzbel), el segundo puesto, mientras que el tercer escaño fue un empate entre Armaggedon y Trapos.[3] Todos ellos se hicieron acreedores al derecho de grabar un LP para BMG Ariola. Sin embargo, en ninguna de las bandas mencionadas cayó el liderazgo en México –en cuanto a popularidad se refiere- de Rock en Tu Idioma, este fue sin duda para el grupo, en aquel entonces cuarteto, llamado Caifanes.

El conjunto estaba formado por Saúl Hernández (voz y guitarra), Sabo Romo (bajo), Diego Herrera (teclados y saxofón) y Alfonso André (batería).[4]  Su primer disco fue lanzado el 28 de agosto de 1988. El álbum marcó un parteaguas en la relación que hasta ese entonces tenía la escena subterránea del rock con la radio: “Caifanes logra reunir ambas vertientes (música espiritual y material) a través de un rock que nace en el sótano de las entrañas, se agazapa en el corazón, juega en (con) los oídos y el cerebro, y termina por vertirse en los bolsillos de generosos ejecutivos disqueros que empiezan a creer que, a pesar de todo, el rock es un buen negocio en México.”[5]

He ahí el inicio de una relación que de nuevo insertaría las canciones de rock mexicano en la agenda de las estaciones de radio de Top 40. “Para los años noventa y el principio del siglo XXI, varios de estos grupos ya eran programados en las emisoras de pop en español al lado de conjuntos o baladistas considerados ‘fresas’, es decir, favoritos de los jóvenes conservadores.”[6]

Maldita Vecindad, Maná (antes Sombrero Verde), El Tri (nombre de la agrupación liderada por Alex Lora posterior a su rompimiento con Charlie Hauptovgel, baterista de Three Souls in My Mind), Fobia y La Cuca son algunas de las agrupaciones que salieron a la luz pública a partir de las oportunidades que brindó Rock en Tu Idioma. Sus sencillos podían ser programados en Rock 101 u Órbita, y también en Yo 102 o 97.7; las primeras, estaciones especializadas en rock; las segundas, estaciones de Top 40.

El rock capitalino trascendió el hoyo funky y llegó al Auditorio Nacional (el 13 de diciembre de 1992, Maldita Vecindad tocó en el recinto de avenida Reforma).[7] Radio Educación y Radio UNAM dejaron de ser las únicas estaciones que le abrían los micrófonos a esta música y, para finales de la década de 1980, ya se podía escuchar rock mexicano en estaciones de radio concesionadas. Las grandes disqueras firmaban a los grupos mexicanos con la creencia de que habían encontrado otra gallina de los huevos de oro; hasta creaban subsellos dedicados especialmente al rock (por ejemplo: Culebra, de BMG Ariola). La cadena estadounidense de videoclips MTV decidió instalar un canal en América Latina cuya primera transmisión se dio el 1 de octubre de 1993 y el rock gozaba de importancia en la señal. Con esas nuevas condiciones, mientras el público de los setenta y ochenta tenía que buscar discretamente al rock mexicano, la generación de los noventa no sólo podía oírlo en su estación de radio favorita; también podía verlo sin necesidad de salir de su casa.

Gracias a lo fructífero que resultó ser Rock en Tu Idioma, los músicos mexicanos dedicados a este género trascendieron los medios especializados. Los roqueros mexicanos podían ser portada de la revista La Mosca en la Pared, especializada en rock, o Eres. A continuación se mencionan algunos músicos mexicanos de rock que aparecieron en la tapa de la revista que llevaba por slogan “Y tú, ¿quién eres?”: Leonardo de Lozanne de Fobia (segunda quincena de julio de 1990), Fher de Maná (primera quincena de septiembre de 1991), Alex de Maná (segunda quincena de julio de 1992), Maldita Vecindad (segunda quincena de octubre de 1992), Rubén Albarrán de Café Tacvba (segunda quincena de octubre de 1994), Caifanes (primera quincena de mayo de 1995), Maná (primera quincena de julio de 1995, segunda quincena de noviembre de 1997), Plastilina Mosh (segunda quincena de abril de 1998) y Julieta Venegas (segunda quincena de enero de 1999). [8]

Las agrupaciones mexicanas aprendieron a desenvolverse también en foros pequeños de la Ciudad de México como el Multiforo Alicia (fundado en 1995) como en festivales masivos: tal es el caso de Vive Latino, cuya primera edición fue en 1998 en el Foro Sol. Lo mismo podían ser teloneros de agrupaciones internacionales (Caifanes y El Tri abrieron a los Rolling Stones en el Foro Sol en 1994 y 1997, respectivamente) que ser el atractivo principal de los encuentros en Ciudad Universitaria para apoyar al Ejército Zapatista de Liberación Nacional en 1995. En fin, el rock mexicano repuntó mediática y masivamente  después de 1988.

Llegó el nuevo milenio y las condiciones favorables se mantuvieron: la puerta de las radiodifusoras de Top 40 seguía entreabierta, algunas estaciones de radio especializadas en rock les daban la bienvenida a las nuevas bandas, había apertura de foros y calendarización de conciertos cada vez más regular. Conjuntos que tenían tiempo trabajando y nuevas figuras musicales nutrieron aún más el árbol del rock mexicano: El Gran Silencio, Molotov, Panda, Zoé, Inspector y Panteón Rococó en el nivel mediático, acompañados por un sinnúmero de agrupaciones que se mantenían –y mantienen aún- al margen de la exposición mediática.

Ahora, si bien el rock mexicano reconquistó terrenos mediáticos a los que tenía casi dos décadas de no acceder, ¿logró que se manifestara eso en las listas de popularidad anuales? La respuesta la tenemos a continuación:


[1] Esta agrupación tiene una experiencia curiosa: su canción más representativa es “Quiero una novia pechugona”, la cual está inspirada en “Nena” del grupo Los Trincas, agrupación liderada por Gaspar Henaine Capulina a mediados de la década de los cincuenta. Ver Chava Rock, “Capulina fue pionero del rock mexicano”, http://mx.musica.yahoo.com/blogs/blogcanrol/capulina-fue-pionero-del-rock-mexicano.html

[2] Existen otros dos grupos reconocidos de ambos países. Por España: Héroes del Silencio; por Argentina: Soda Stereo. Estos no fueron mencionados porque no tenían contrato con BMG Ariola y por lo tanto no son parte de Rock en Tu Idioma. A pesar de ello no se ignora su importancia en esa época.

[4] Alejandro Marcovich llegó hasta el álbum Caifanes Vol. II, mejor conocido como El Diablito.

[5] Malacara Palacios, op. cit., 148.

[6] Mejía Barquera, op. cit., 173.

[7] http://marciano.atomkinder.net/calendar92.html Visitado el 23 de marzo de 2012.

[8] http://www.blackandblanco.net/HISTORIA_COSME_ERES.html Visitado el 21 de octubre de 2011.

Rock impop: “Enciendo la radio para oír el rock”

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo debes dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

____________________________________________________________________________

El título es un fragmento de “Corro, vuelo, me acelero” de Timbiriche.

 

En agosto de 1972, integrantes de grupos musicales de rock redactaron el Manifiesto de los músicos dirigido especialmente al Sindicato Único de Trabajadores de la Música (SUTM), al cual le exigían, bajo el estatus de agremiados que pagaban cuotas, su intervención en la falta de trabajo consecuencia de Avándaro. Cada una de las nueve exigencias tenía un destinatario definido; la quinta era para la radio: “Condenamos a las radiodifusoras especializadas por su total ignorancia de lo que es buena música, su fraude al público y su grave desprecio por el músico mexicano.”[1]

Ya fuera por el desprecio citado por los músicos, la invitación del gobierno echeverrista para que no se tocara rock en la radio, o por la comodidad que la industria musical había encontrado en las baladas, es un hecho que de 1972 a 1987 el rock mexicano y las variantes que se generaron a partir de él no tuvieron cabida en la transmisión radiofónica. A continuación se mencionan algunos de los géneros y grupos más importantes del periodo analizado en este subtema.

Rock progresivo[2]

 

 

0.720 Aleación

Al Universo

La Banda Elástica

Decibel

Flüght

Iconoclasta

Jorge Reyes

Luis Pérez

MCC (Música y Contracultura)

Nazca

Nobilis Factum

Nuevo México

The High Fidelity Orchestra

Manchuria

 

Rock rupestre

 

 

Armando Rosas y La Camerata Rupestre

Arturo Meza

Carlos Arellano

Jaime López

Roberto González

Rodrigo González Rockdrigo

Trolebús

Nina Galindo

 

 

 

Rock

 

 

39.4

Dug Dug’s

Náhuatl

Pájaro Alberto y Sacrosaurio

Spiders

Tequila

Poncho Pilatos

Botellita de Jerez

Naftalina

¡Qué Payasos!

Cecilia Toussaint

Sombrero Verde

Kenny y Los Eléctricos

Kerigma

Mamá-Z

Qual

Maná

Las Insólitas Imágenes de Aurora

Mara

Three Souls in My Mind

El Tri

 

Punk

 

 

Size

Ritmo Peligroso

Rebeld’ Punk

Síndrome

Massacre 68

 

Blues

 

 

Cosa Nostra

Follaje

Guillermo Briseño

Javier Bátiz

Baby Bátiz

Betsy Pecanins

Real de Catorce

 

Metal

 

 

Enigma

Ciruela

Cristal y Acero

Luzbel

Transmetal

 

Todos estos fueron géneros relacionados al rock que lanzaron discos durante el periodo 1972-1987 pero tuvieron nula difusión en las estaciones de Top 40 y, como el lector se habrá dado cuenta en las listas de popularidad, inexistencia en los listados anuales.

Los únicos casos que merecen mención aparte son los siguientes: Chac Mool en primer lugar. La agrupación liderada por Jorge Reyes y Carlos Alvarado logró adentrarse en transmisiones radiofónicas y hasta televisivas en la primera mitad de la década de los ochenta.

“[…] habíamos tenido éxito hasta cierto punto, de una banda de no vender nada a vender… no sé, diez-quince mil copias del primer disco de Nadie en especial que fue algo inaudito. No teníamos radio, no teníamos televisión, claro, radio, Radio Educación, Radio Universidad, La Hora Nacional, cosas raras, ¿no?, pero ahí estábamos. Y la televisión, por ejemplo, alguien que nos apoyaba bastante era Sergio Romano, en esa época en el canal 13 […]”[3]

En segundo lugar están Los Clips y El Tri:

“Sí, ahorita recuerdo a Los Clips con aquello de ‘El final’, por ejemplo, un grupo que ya tenía mucho tiempo en México, ya era conocido pero no tenía tanta exposición. [También] estaba El Tri que tuvo dos o tres temas que pegaron en la década de los ochenta. Sí había dos o tres grupos mexicanos. Me acuerdo de estos que te estoy mencionando y hasta del grupo Taxi que era más como rockabilly, pero sí había varios grupos [que se tocaron].[4]

Salvo estas experiencias (las cuales no llegaron a reflejarse en ninguna lista de popularidad anual), el lapso de 1972 a 1987 podría ser definido como nebuloso para el rock mexicano y su relación con la radio. El objetivo de ser programado era lejano para cualquier músico de rock y sus diferentes ramificaciones. Esta situación llegó a ser motivo de composiciones musicales, una de las más sobresalientes debido a su forma de carta dirigida a un programador de radio es “A quien corresponda” de Guillermo Briseño, incluida en el álbum El conexionista de 1990.[5] Aunque la grabación es de la época en la que el rock mexicano de nuevo podía ser escuchado en radio de Top 40, refleja el sentimiento de cualquier músico que aspiraba a la difusión radiofónica durante las décadas de los setenta y los ochenta.

 

“A quien corresponda”

Intérprete: Guillermo Briseño

Letra y música: Guillermo Briseño

El conexionista. Pentagrama. 1990

A quien corresponda, dos puntos y aparte.

A quien corresponda, dos puntos y aparte.

Por medio de la presente solicito su atención.

Adjunto, dentro del sobre, le mando una grabación,

donde canto francamente y donde opino abiertamente

que en sus programas de radio hace falta mi canción.

No es un grupo español bailando “El son de la negra”,

ni es un grupo argentino para que usted se sorprenda.

Yo le doy mi opinión y piense usted lo que quiera.

Cambie programación y ya verá lo que le espera.

Me despido atentamente y a sus órdenes me pongo.

Le agradezco de antemano que me escuche, que sea pronto.

Le aseguro no hay falla ni fractura en lo que toco;

en todo caso respondo si es que alguien se vuelve loco.

 

No se debe dejar de lado lo expuesto en el apartado “¿Cómo funciona la payola?” del capítulo II. Se podrían suponer planes maquiavélicos que fueron trazados desde las cúpulas más altas del gobierno para dejar fuera al rock mexicano de la radio después de Avándaro, pero la explicación de esta ausencia se debe principalmente a causas industriales, de la industria musical en específico.

Una de las razones por las que el rock mexicano llegó a funcionar en la radio durante los sesenta fue el apoyo de las empresas discográficas (RCA Victor, Peerles, Columbia y Orfeón, las principales). Por ello, falta revisar la cuestión de las disqueras para el periodo 1972-1987. A continuación se muestran tablas con las disqueras que editaron más discos de rock, esto a pesar de la recomendación que hizo la CIRT a discográficas para abstenerse de grabar discos de rock; situación referida en el punto “El efecto Avándaro” del capítulo II de este trabajo.[6]

 

Cisne/Raff[7]

Artista

Álbumes

Ciruela

Regreso al origen (1973)

Cosa Nostra

Adopta un árbol (1973)

Mara

Ficheras del rock (1987)

Náhuatl

Náhuatl (1974)

Vol. II (1975)

Platicando con mis hijos (1975)

Peace and Love

Peace and Love (1973)

Three Souls in My Mind

Three Souls in My Mind (1972)

Chavo de onda (1976)

Es lo mejor (1977)

La devaluación (1978)

En vivo desde el Reclusorio Oriente (1978)

Qué rico diablo (1979)

El blues del eje vial (1979)

Bellas de noche (1980)

D’mentes (1981)

15 Grandes éxitos (1982)

Viejas rolas de rock (1982)

Renovación moral (1984)

Total de LPs: 19

Otras

Artista

Álbumes

CBS (39.4)

39.4 (1972)

Gente de México (Arturo Meza)

No vayamos a irnos sin el mar (1985)

In principio (1985)

Sin título (1987)

Suite coradi (1987)

Tiradero (La Banda Elástica)

Banda Elástica (1986)

Banda Elástica 2 (1989)

Macro Stereo (Flüght)

Flüght (1981)

Rosenbach (Iconoclasta)

Iconoclasta (1983)

Reminiscencias (1985)

Suite mexicana (1987)

Soliloquio (1987)

Ear (Qual)

Caminando (1986)

La Mina (Real de Catorce)

La mina (1987)

Fotón (Roberto González)

Sesiones con Emilia (con Jaime López y Emilia Almazán, 1980)

BMG Ariola (Sombrero Verde)

Sombrero Verde (1981)

Gas (Spiders)

Corre, corre (1980)

Ozono (Trolebús)

Trolebús en sentido contrario (1987)

Total de LPs: 18

 

Discos Pentagrama

Artista

Álbumes

Armando Rosas y La Camerata Rupestre

Tocata, fuga y apañón (1987)

Carlos Arellano

Canciones domésticas (1987)

Cecilia Toussaint

Arpía (1987)

Follaje

Follaje (1985)

Ruta 100 (1987)

Mamá-Z

Esa viscosa manera de pegarme las ganas (1987)

Rodrigo González Rockdrigo

Hurbanistorias (1986)

El profeta del nopal (1987)

Tierra Baldía

Tierra baldía[8] (1987)

Total de LPs: 9

 

 

 

 

 

RCA

Artista

Álbumes

Dug Dug’s

Smog (1973)

Cambia, cambia (1975)

I got my motion (1976)

El loco (1978)

15 Éxitos (1985)

Jaime López

Primera calle de la soledad (1985)

MCC (Música y Contracultura)

Sobrevivientes (1987)

Pájaro Alberto

Viaje fantástico (1984)

Total de LPs: 8

Comrock

Artista

Álbumes

Kenny y Los Eléctricos

Juntos por el rock (1985)

Luzbel

Metal caído del cielo (1985)

Pasaporte al infierno (1986)

Ritmo Peligroso

En la mira (1985)

El Tri

Simplemente (1985)

Hecho en México (1986)

Varios Artistas

Comrock (1985)

Total de LPs: 7

 

Ediciones de autor (independientes)

Artista

Álbumes

Antorcha

Anarquismo (1976)

0.720 Aleación

0.720 Aleación (1986)

Enigma

Duro y pesado (1985)

Naftalina

Naftalina (1983)

¡Qué Payasos!

Rock para niños y no tan niños (1987)

Total de LPs: 5

 

Philips

Artista

Álbumes

Bandido

Bandido (1973)

Chac Mool

Nadie en especial (1980)

Sueños de metal (1981)

Cintas en directo (1982)

Jorge Reyes

A la izquierda del colibrí (con Antonio Zepeda, 1986)

Total de LPs: 5

 

 

Polydor

Artista

Álbumes

Botellita de Jerez

Botellita de Jerez (1984)

La venganza del hijo del guacarrock (1985)

Naco es chido (1986)

Toncho Pilatos

Toncho Pilatos (1973)

Total de LPs: 4

Orfeón

Artista

Álbumes

Dangerous Rhythm

Dangerous Rhythm (1979)

Decibel

El poeta del ruido (1979)

Javier Bátiz

Ella fue (1978)

Nuevo México

Nuevo México (1979)

Total de LPs: 4

Polygram

Artista

Álbumes

Kerigma

Siguiendo la línea (1986)

Maná

Maná (1987)

Total de LPs: 2

Epic

Artista

Álbumes

Enigma

Enigma (1972)

Total de LPs: 1

 

Un caso destacable es el de las producciones a cargo de instituciones ajenas al negocio musical, en específico: la Universidad Autónoma de Sinaloa con Viaje al espacio visceral de Guillermo Briseño y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con En el ombligo de la luna de Luis Pérez.

Así, si se retoma lo explicado en “¿Cómo funciona la payola?”, en donde se describe que las discográficas son las encargadas de distribuir a las radiodifusoras las canciones que recomiendan sean programadas (y las estaciones las tocan con el fin de tener contenido), sumado al negocio que representaban las baladas y el desprestigio del rock nacional después de Avándaro, no es difícil encontrar que CBS prefiriera mandar sencillos de Julio Iglesias, Sandro, Roberto Carlos y Mecano (todos ellos presentes en las listas de popularidad anuales), en lugar de música de 39.4; RCA, de Juan Gabriel, Emmanuel y Menudo sobre Dug Dug’s, Jaime López, MCC y Pájaro Alberto; Gas, de Los Pasteles Verdes, para dejar de lado a Spiders; Raff de Napoleón y no de Three Souls in My Mind, Cosa Nostra o Peace and Love; Orfeón, de Lupita D’Alessio, en lugar de Dangerous Rhythm o Decibel; y BMG Ariola, de José Luis Rodríguez El Puma en lugar de Sombrero Verde.

Mientras unos grupos aún podían presumir sus contratos con discográficas de cierto renombre, aunque con la desidia de los empresarios para apoyarlos en transmisiones radiofónicas, otros tenían contacto con sellos mucho más modestos (Gente de México, Tiradero, La Mina, Fotón, Pentagrama) y en algunos casos, si querían grabar un disco o cassette, lo tenían que hacer de manera independiente, sin el apoyo de terceros. También se debe recordar que la recomendación de Luis Echeverría de no apoyar al rock no se limitaba a la radio, sino también incluía a las discográficas en el sentido de no grabar discos de rock.[9]

La fórmula se completa: predilección de la industria musical por las baladas, censura por parte del gobierno, y discográficas que, en el mejor de los casos, accedían a grabar los discos de las bandas de rock pero no los comercializaban como lo hacían con los de los baladistas.

Esa resultó ser la fórmula para impedirle al rock mexicano su difusión radiofónica, al menos en estaciones de Top 40, por casi dos décadas completas. Tuvieron que llegar las agrupaciones argentinas y españolas auspiciadas por BMG Ariola para que los empresarios discográficos en México se convencieran de que el rock podía dejarles ganancias y, con esa motivación, fomentar su programación radiofónica.


[1] Valdez Cruz, op. cit., 35.

[2] Cuadros realizados por el autor con información de Malacara Palacios, op. cit., 2001.

[3] Carlos Alvarado, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 8, véase completa en Anexo.

[4] Javier Trejo Garay, entrevista realizada para este trabajo, pregunta 10, véase completa en Anexo.

[5] Otra canción que habla de lo mismo, pero enfocada a la televisión, es “Violencia, drogas y sexo” de El Tri.

[6] Los cuadros sólo toman en cuenta LPs publicados entre 1972 y 1987. Realizados por el autor con base en Malacara Palacios, op. cit.

[7] Esta disquera se convirtió en Cintas y Discos Denver.

[8] Para este álbum, la Universidad Autónoma de Puebla participó en la producción.

[9] Véase “El efecto Avándaro” en el Capítulo II de este trabajo.

Rock impop: Género proscrito

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el archivo pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

____________________________________________________________________

Ya se ha mencionado que el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro no fue el único hecho que desterró al rock (ya sin el and roll) de la programación de estaciones de radio de Top 40. El encumbramiento de las baladas como género predominante en la radio es la razón principal de ello. La consecuencia directa que sí tuvo el Festival de Avándaro dentro del rock mexicano fue la disminución drástica del trabajo para los músicos que se desenvolvían en géneros como el blues, hard rock, psicodelia y rock progresivo, por lo que algunas agrupaciones tuvieron que mudar de estilo.[1] Tal es el caso de La Revolución de Emiliano Zapata, una de las bandas ausentes en Avándaro, pero que sin duda con sólo dos LPs[2] (La Revolución de Emiliano Zapata de 1971 y La verdadera vocación de Magdalena de 1972) logró hacerse de buena reputación dentro de los círculos del rock nacional. Además, “Nasty sex”, sencillo del disco homónimo, pudo ser tocada en radio y tener cierta popularidad en diversas estaciones de Guadalajara (ciudad natal de la agrupación), Ciudad de México y, gracias a Polydor (discográfica con la que la banda tenía contrato), también en Europa.[3]

En 1972, los tapatíos comandados por Javier Martín del Campo grabaron el soundtrack de la cinta La verdadera vocación de Magdalena. Todavía con Polydor, el conjunto grabó tres EP:[4] La Revolución ataca (1973), Gonna leave (1973) y Congore tumbero a la mar (1973).[5] Para 1975, “La Revo” no sólo cambió de disquera (de Polydor a Dimeca), sino que su estilo se transformó a las baladas. La más exitosa de ellas se puede ver en la lista anual de popularidad de 1976: “Cómo te extraño”.

En el periodo acotado entre 1972 y 1987 hay una baja considerable en el número de canciones de rock incluidas en las listas de popularidad anuales. Sin embargo, debe hacerse hincapié en algunos aspectos: El primero de ellos es recordar que la consideración de rock no está en quién interpreta la canción, sino a qué suena esta. De guiarse por la primera opción, tendría que ser considerada para este trabajo “Cómo te extraño” de La Revolución de Emiliano Zapata. Por ejemplos como este fue que se decidió tomar en cuenta la canción y no al artista. Los otros aspectos son los siguientes.

Es indispensable hacer la observación de que el rock and roll (Los Rebeldes del Rock, Los Locos del Ritmo, Los Hermanos Carrión, etcétera) desapareció por completo de las listas de popularidad de este periodo.

Roberto Jordán y Angélica María, considerados durante la década de los sesenta como rocanroleros, colocaron solamente baladas en las listas de popularidad en la década de los setenta. Roberto Jordán tiene “No se ha dado cuenta”, “Rosa marchita” y “Juegos en mi mente”. Por su parte, Angélica María tiene dos rancheras: “Tú sigues siendo el mismo” y “Me gusta estar contigo”. El caso de “Noches de verano”, interpretado por Angélica María y Raúl Vale, es interesante, pues es un cover de “Summer nights” de la cinta Grease. Se puede asegurar que el éxito de la versión en español de esa canción se debe al éxito de la cinta estrenada en 1978.

Los casos que se presentan a continuación pertenecen a la década de los ochenta y, por inverosímil que parezca para algunos, son parte de lo que en México conocemos como pop. Pues resulta revelador que el rock popular estuvo en manos de, por ejemplo, Timbiriche,[6] en especial con “Corro, vuelo, me acelero” y “Besos de ceniza”, canciones en las que los riffs de guitarra sin duda son de rock.

Yuri es otro ejemplo que llama la atención. No sé puede negar la influencia que el sonido aclamado internacionalmente tuvo en la música de la veracruzana. En 1984, tuvo como éxito “Karma kamaleón”, cover de “Karma chameleon” de Culture Club. Pero la canción que tiene pertinencia para este escrito es “Dame un beso”, en la cual el sonido new wave y synth pop de agrupaciones como Devo, Kraftwerk y Gary Numan (en México, Caricia digital de Chac Mool es un ejemplo de ello) es clarísimo. Es posible asegurar que “Dame un beso” es un synth pop edulcorado para sonar en la radio mexicana, es decir, abrevó de un sonido que entonces estaba siendo exitoso a nivel mundial, pero dirigido a un público no acostumbrado a ese estilo de música.

El último caso por abordar es el de “Ni tú ni nadie” de Alaska y Dinarama. Aunque Olvido Gara Jova Alaska es tapatía de nacimiento, su carrera ha estado centrada en España, país en el que ha vivido toda su vida. Nadie puede dudar su importancia dentro de la “Movida madrileña” de la década de los ochenta, pero su importancia dentro del rock mexicano es casi nula, salvo el ser parte de los grupos españoles de rock que comenzaron a llegar a México previo a la campaña Rock en Tu Idioma de BMG Ariola y que, posteriormente, provocaría el apoyo de dicha disquera a agrupaciones mexicanas.

Dentro del periodo 1972-1987 sólo hay cuatro canciones marcadas como rock mexicano. Eso deja un 2.59% de presencia del rock mexicano en listas de popularidad anuales (porcentaje que no está alejado de la presencia total en la programación de radio Top 40). El 21.875% del primer periodo revisado (1956-1971) cae de una manera estrepitosa. Las razones ya han sido explicadas: por un lado, la invitación del gobierno de Luis Echeverría para que las estaciones de radio no tocaran rock (en “El efecto Avándaro del capítulo II), y por el otro, el negocio tan redituable que representaron las baladas, parte fundamental del 97.40% que está presente en los tops presentados para el periodo (1972-1987).

Sólo hay que dejar claro que si no sonó rock en la radio durante esos 16 años no fue por falta de canciones, discos o grupos; al contrario, a pesar de las limitaciones, durante ese tiempo el rock tuvo un desarrollo importante en nuestro país. Ello será expuesto a continuación.


[1] Véase “La Revolución de Emiliano Zapata ‘entra’ a la capital” en Antonio Malacara Palacios, Catálogo subjetivo y segregacionista del rock mexicano, Angelito Editor, México, 2001, 163.

[2] Abreviatura de Long Play: disco de duración mayor a los veinte minutos.

[3] Véase Valdez Cruz, op. cit., 51. También en Eric Zolov, Rebeldes con causa: la contracultura mexicana y la crisis del estado patriarcal, Norma, México, 2002, 304.

[4] Abreviatura de Extended Play: disco de duración menor a los veinte minutos.

[5] Malacara Palacios, op. cit., 106.

[6] Aquí no importa si la banda fue planeada desde Televisa, si hacían playback en sus conciertos, o si sus integrantes sabían o no tocar algún instrumento. Esas características extramusicales no tienen cabida para esta investigación.

Rock impop: El hoyo funky del rock mexicano

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click en la imagen o acá.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

_____________________________________________________________________________

Sin duda, el gran hito en la historia del rock mexicano es la realización del Festival de Rock y Ruedas de Avándaro.[1] Este evento estuvo relacionado con los medios de comunicación desde su concepción.

La idea fue gestada en Telesistema Mexicano, hoy Televisa. Justino Compeán y Eduardo El Negro López Negrete invitaron a Luis de Llano Macedo a que produjera una noche mexicana con algunos grupos de rock para los corredores del Circuito Avándaro, una carrera de automóviles que se realizaba en Valle de Bravo. En aquel tiempo, Luis de Llano Macedo producía un programa dominical llamado La onda de Woodstock, conducido por Jacobo Zabludovsky y en el que colaboraban Jaime Almeida, Carlos Alazraki y Joaquín López-Dóriga, entre otros. La onda de Woodstock era el programa dominical matutino del canal 2, así que De Llano vio en la realización de la noche mexicana la posibilidad de tener material para el programa. Por ello, el festival fue grabado con la Unidad Crucero de Telesistema Mexicano.[2]

La respuesta de la gente al festival fue inesperada. En un inicio se planeaba tener únicamente a una o dos bandas la noche del 11 de septiembre y el público sólo estaría integrado por los corredores con sus familias. No esperaban a más de 4 mil personas.[3] Pero el día del festival se presentaron 11 conjuntos (además de algunos palomazos y pruebas de sonido realizadas desde el viernes 10 de septiembre) que contaron con la presencia de un público conformado por más de 200 mil personas.[4] Nadie, ni siquiera los organizadores, esperaba tal respuesta del público y menos aún la reacción de los medios y la sociedad en general.

Desde la planeación del festival, Justino Compeán invitó a Ramiro Garza a que Radio Juventud (Canal 660 AM) fuera la emisora encargada de la transmisión en vivo del mismo. Así cuenta Ramiro Garza, quien se encargó de la producción de la transmisión del festival desde el Distrito Federal, el acercamiento del actual presidente de la Federación Mexicana de Fútbol:[5]

“[…] me fue a ofrecer Justino Compean, el que ahora es presidente de no sé qué (era muy amigo de El Negro López Negrete, hijo de un político), y luego Justino (a López Negrete):

–Vamos a transmitir Avándaro, consíguete una estación de radio –y Justino fue con nosotros.

–Oye, ¿cómo ves esto, Ramiro?

–No, pues está bien, es rocanrol –yo inocente, pues órale–. Consígueme un patrocinador para que tenga yo un pretexto… Coca Cola. Coca Cola presenta Avándaro. –Conseguimos alguien que nos pagó el transporte, los locutores, Félix Ruano, era el locutor de control remoto, dos operadores, uno para control remoto y otro para consola y lo aprobaron. En aquella época vendían una hora como por 580 pesos, yo le dije a Justino:

–Es muy difícil, si te rentan la hora [de producción] en 3 mil, te va bien.

–¿Tú crees que la Coca Cola se atora, tres mil no, diles que les ofrezco 5 mil –y les firma el cheque por adelantado, ¡ah caray!, como llevaba yo un 5% de comisión, me encantó.”

Entonces, Telesistema Mexicano estuvo presente en el festival con cámaras de la Unidad Crucero. Radio Juventud envió a Félix Ruano Méndez y Agustín Meza de la Peña para la conducción de la transmisión en vivo. Además de ellos, entre otros medios, la revista Piedra Rodante mandó corresponsales y fotógrafos, y Alfredo Gurrola comandó a un grupo de cineastas superocheros (Sergio García Michel, David Celestino y Bosco Arochi) que filmaron aspectos del festival. El periódico Excélsior mandó al escritor Parménides García Saldaña como corresponsal, a quien le publicaron una nota de color el mismo día del concierto (11 de septiembre). Y tanto en Excélsior como en La Prensa se publicó un desplegado en el que invitaban al público a escuchar la transmisión por 660 AM.[6] Todo parecía indicar que la relación de los medios con el festival iba a ser cordial pero un día después todo cambió.

Los acontecimientos que desterraron por completo en el periodo 1972-1987 al rock mexicano de la radio ocurrieron durante la actuación de Peace and Love. Fueron cuando Ricardo Ochoa, vocalista de la banda, gritó: “Chingue a su madre el que no cante” antes de tocar la canción llamada “Marihuana”, además, por supuesto, de la supuesta apología al consumo de drogas de ese tema. En ese instante se paró la transmisión de Radio Juventud[7] y al rock mexicano se le cerraron los micrófonos de la radio por casi una década. Así cuenta la experiencia Ramiro Garza:[8]

“[…] comenzó todo muy bien, la transmisión como a las 11 de la noche. Y como a las tres de la mañana yo ya estaba muy cansado y me dormí. La mañana siguiente, a las nueve de la mañana, que me hablan a la casa:

 –Te llaman de la Secretaría de Gobernación.

 –¡En la torre!, ¿qué pasó?

 –Mire usted, habla la secretaria del licenciado –ahorita me acuerdo cómo se llama–, encargado de radio, que por favor venga usted sin excusa ni pretexto a las 11 de la mañana al despacho aquí de la Secretaría de Gobernación.

 –Sí, cómo no –yo pensé: Ha de ser para felicitarme por ser un exitazo. Nada. Que me encuentro yo con un señor muy serio, de lentes, delgado, muy agradable:

–Ramiro, ha cometido usted un gran error.

–¿Por qué? Yo sólo hice la transmisión.

–Sí, pero la transmisión era su responsabilidad.

–No pasó nada. Los muchachos se soltaron baile y baile pero eso no se vio, hasta se encueraron pero eso tampoco se vio en el radio. –Y el licenciado medio sonriendo–, ¿no pasó nada? –se voltea en su silla giratoria y echa a andar una grabadora en la que grabó la transmisión y lo primero que oigo: ‘¡Marihuana! Jajaja’–.  No pasó nada verdad. Una estación de radio promoviendo la marihuana.

–Es que yo no lo escuché.

–Ese es su problema, usted debió haber estado al pendiente para que la segunda vez que dijeran marihuana cortaba usted la transmisión.

–Pues sí.

–Bueno mire, yo sé antecedentes suyos, que es una gente trabajadora, universitaria y todo, vamos a dejarlo así, si nadie se queja no ha pasado nada, ¿entendido? Porque a mí también me gusta el rock.”

Hubo otros hechos que fulminaron la imagen del festival y, de paso, al rock mexicano en los medios de comunicación: la encuerada de Avándaro, la presencia de drogas, una bandera de México que en lugar de tener el escudo nacional tenía el símbolo de amor y paz, y la presencia de algunos hippies hicieron que gran parte de la opinión pública desaprobara lo ocurrido en Valle de Bravo. Tan sólo en el periódico Excélsior, el tema fue parte de la primera plana durante una semana y media. No cabe duda de que lo que en un inicio era sólo un festival de música también “tuvo repercusiones políticas; tan fue así que se le satanizó al instante y el gobierno apretó la represión contra todo tipo de evento rocanrolero.”[9]

 

Durante el periodo al que atañe este subtema, el rock capitalino, todo, desde el progresivo hasta el punk, tuvo que refugiarse a partir del Festival Avándaro en los llamados hoyos funkies, además del Tianguis Cultural del Chopo creado en 1980; lugares que ni siquiera estaban acondicionados para montar conciertos. La radio comercial y la televisión eran metas de difícil acceso para los músicos roqueros. Por el lado de la radio pública, Radio UNAM y Radio Educación se convirtieron en las únicas opciones viables para los músicos de rock.

El reingreso del rock a los medios de comunicación, no así a las listas de popularidad, fue a mediados de la década de los ochenta, en primer lugar con el reconocimiento que logró tener Chac Mool con su disco Caricia digital (1984). “[…] fue algo maravilloso porque fuimos el primer grupo verdaderamente fuerte que dio giras por toda la república, tocamos en todos lados, desde circos, centros de convenciones, ferias. Hicimos mucha televisión: en el trece, en el once; salimos en todos los periódicos cuando en ellos no se publicaba nada sobre rock.”[10] Y en segundo lugar con las agrupaciones que conformaron el disco de Comrock de 1985. [11]

Hacia finales de esa misma década (1987), BMG Ariola vio el potencial comercial del rock en español y lanzó la campaña llamada Rock en Tu Idioma, en cuyo principio contaba sólo con agrupaciones españolas y argentinas, pero hacia 1988 incluyeron agrupaciones mexicanas que lograron éxito radiofónico como Neón, Los Amantes de Lola, Maldita Vecindad y Caifanes.[12]

El periodo de las siguientes listas de popularidad abarca de 1972 por ser el año posterior al que se realizó el Festival Avándaro. 1987 fue la fecha elegida para cerrar este lapso gracias a que se trata del año previo al inicio oficial de Rock en Tu Idioma con bandas mexicanas. Cabe mencionar que el primer movimiento de BMG Ariola con respecto a dicha campaña fue la realización de un concurso nacional de bandas de rock en diciembre de 1987, y no fue hasta enero del siguiente año cuando se dieron a conocer los ganadores.


[1] Para más información sobre el festival, véase Después de Avándaro: el hoyo negro del rock mexicano. http://www.maph49.galeon.com/avandaro/avandaroa.html.

[2] Luis de Llano Macedo, entrevista realizada por el autor para el documental Rock sin ruedas (sin editar), véase en Anexo.

[3] Luis de Llano Macedo, entrevista con el autor para el documental Rock sin ruedas (sin editar), pregunta 8, véase completa en Anexo.

[4] Se suelen manejar diversas cifras. Notas periodísticas de Excélsior, El Universal, El Día y otros periódicos suelen mencionar “más de 150”, mientras que José Agustín asegura que fueron 250 mil en Tragicomedia mexicana II.

[5] Entrevista realizada para este trabajo, pregunta 11, véase completa en Anexo.

[6] Fotografía del periódico en “El efecto Avándaro” del Capítulo II de esta investigación.

[7] Recordar que en el apartado “El efecto Avándaro” del Capítulo II de esta investigación, Agustín Meza de la Peña asegura que la decisión de cortar la transmisión fue de la propia gente de la emisora.

[8] Entrevista realizada para este trabajo, pregunta 11, véase completa en Anexo.

[9] José Agustín Ramírez, La contracultura en México. La historia y el significado de los rebeldes sin causa, los jipitecas, los punks y las bandas, Grijalbo, México, 1996, 89.

[10] Carlos Alvarado de Chac Mool en Valdez Cruz, op. cit.,  172.

[11] El sello Comrock fue vendido a WEA (Warner) en 1988 como una opción para competir contra Rock en Tu Idioma de BMG Ariola. http://archivodelrockmexicano.blogspot.mx/2006/12/duele-se-estremece-el-corazn-cuando-lei.html Kenny y Los Eléctricos, El Tri, Casino Shangai, Mask, Ritmo Peligroso, Los Clips y Punto y Aparte eran las bandas que tenían contrato con Comrock.

[12] Se ahondará más al respecto en el apartado correspondiente al periodo 1988-2006.

Rock impop: El inicio de la impopularidad del rock mexicano

rockimpop_frontcoverEse es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

_______________________________________________________________________

Para mediados de la década de 1960, el panorama musical en México se diversificó. La radio podía tocar desde música ranchera hasta rock and roll. El gran beneficio del rock and roll y los solistas fue demostrarle al público que no toda la música popular transmitida en medios debía ser ranchera, de mariachi o de origen cubano, sino que géneros cosmopolitas, como el rock and roll, también podían inmiscuirse en las transmisiones de radio.[1]

Hay otra razón por la cual el abanico de opciones musicales se abrió: la radio ya no era una sola, sino que desde la década de los cincuenta comenzaron a existir las radios como una consecuencia de la división en formatos y especializaciones.[2] Los grupos radiofónicos iniciaron la división de su público según intereses musicales, publicitarios, informativos, de edades y clase económica.

También cabe reseñar lo ocurrido en Estados Unidos, ya que la decadencia del rock and roll en las listas de popularidad a partir de 1964 en México no sólo tiene explicaciones nacionales sino que responde a una consecuencia internacional. Según las listas de Billboard,[3] artistas como Bill Halley and His Comets (sobre todo en 1955 con “Rock around the clock”), Elvis Presley, Paul Anka y The Shirelles aparecieron en los primeros diez lugares de popularidad de cada año en el periodo 1955-1963. Sin embargo, a partir de 1963 se pueden observar algunos cambios, pues The Beach Boys aparecen en segundo lugar de popularidad con “Surfin’ USA”, esto como muestra de un sonido que ya no pertenecía al primer rock and roll, al menos no al de Bill Halley. En 1964, se da el cambio al rock, pues The Beatles se hizo del primer y segundo lugar de popularidad anual de ese año con “I wanna hold your hand” y “She loves you”, respectivamente, además de que The Beach Boys repitieron, en esa ocasión con “I get around”.

Aunque los procesos del rock en México y en Estados Unidos han sido totalmente diferentes a lo largo de su historia, con casos como el declive de la popularidad del rock and roll a partir de 1964, es posible demostrar que siempre han existido semejanzas en el desarrollo de este tipo de música en ambos países. Lógicamente, cada país continuó su propio camino en cuanto a popularidad musical radiofónica. Así como en Estados Unidos el rock se apoderó definitivamente de las listas con The Beatles, The Rolling Stones, The Monkees y The Mamas and The Papas; en México, el público conoció a Raphael, Rocío Durcal, José José y Vicente Fernández. Esto no quiere decir que no haya existido rock en México después de 1964, sí existió, sólo que no encontró popularidad radiofónica.

En México, el máximo representante de ese rock (ya sin el apellido and roll) fue Javier Bátiz, quien, de hecho, desfiló de manera efímera como cantante en Los Rebeldes del Rock posterior a la salida de Johnny Laboriel.[4] El primer disco de larga duración de Bátiz data de 1963, se llama Javier Bátiz and The Famous Finks[5] y en él ya hay indicios del blues-rock que marcaría el resto de la década (por ejemplo, el de Jimi Hendrix o Carlos Santana), no sólo en México sino en todo el mundo. Sin embargo, la música del guitarrista nunca ha entrado a lista de popularidad mexicana alguna.

No obstante lo antes mencionado, la apertura musical de la radio mexicana a mediados de la década de 1960 tampoco era tanta, ya que mientras en Estados Unidos, The Beatles, The Rolling Stones y hasta Bob Dylan se volvían los hits del momento, en México, las disqueras y los radiodifusores seguían pretendiendo que el rock siguiera siendo un rock and roll tenue (por ejemplo “Las cerezas”, “Manda tus penas al viento” e “Y es por ti”). Aquí se encuentra uno de los puntos centrales para comprender la relación que el rock mexicano ha tenido con la radio: las baladas.

El gran negocio para las disqueras en la década de los sesenta fue apoyar, en primer lugar, a los grupos de rock and roll para posteriormente desmembrarlos o, al menos, lanzar al cantante con una carrera de solista y ponerlo a interpretar baladas. Eso tuvo mucho éxito, basta con revisar las listas de popularidad. Así, radiodifusores y empresarios de la música encontraron a la gallina de los huevos de oro y no pretendían soltarla. Entonces llegaron Rocío Durcal, Leo Dan y José José para reafirmar a la balada como reina absoluta de la radio mexicana.

Fernando Mejía Barquera asegura que la balada predominó en la década de los setenta gracias a los solistas ex rocanroleros y a la censura del rock posterior al Festival de Rock y Ruedas de Avándaro.[6]  Sin embargo, el dominio de la balada no tuvo que esperar a que llegara dicha década (y mucho menos al festival de rock), sino que desde los sesenta se apropió de los charts. De 1964 a 1968, la balada compartió lo más alto del éxito musical con los boleros y fue a partir de 1969 que se adueñó de la cima de esta industria.

El Festival Avándaro sí tuvo repercusión en la relación del rock mexicano con la radio pero no fue definitivo, sino que desde 1964, las puertas de la radio se comenzaron a cerrar para este género hecho en México. Los empresarios radiofónicos y discográficos no iban a arriesgar el negocio encontrado en las baladas para transmitir rock que además era cantado en inglés (como el de Javier Bátiz), lo cual era mal visto por la opinión pública cuando se trataba de un músico nacional. El rock en inglés (estadounidense o británico) de The Beatles, The Rolling Stones, The Beach Boys y otros sí fue transmitido por la radio mexicana, aunque su espacio quedó acotado principalmente a La Pantera, Radio Éxitos y Radio Capital, las estaciones que satisfacían al público roquero.

Así, el rock mexicano no encontró su espacio en las radios de Top 40. En estas, la balada se instauró como género predilecto de comunicadores y público. En las estaciones de rock, el espacio otorgado al mexicano fue limitado, pues preferían tocar música de origen anglosajón. Aun con todo esto, en 1971 se organizó el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro (nombrado por algunos como el Woodstock mexicano) cuyo resultado mediático fue alejar definitivamente al rock mexicano de la radio o, al menos, eso es lo que se pretende demostrar en el siguiente punto.


[1] Enciclopedia Británica, citada por Octavio Ortiz Gómez, El surgimiento del rock y su asentamiento internacional como producto cultural de masas, 1950-1973: tradición e innovación en el desarrollo du una música popular juvenil transnacional y sus nexos consolidación cultural de masas y la industria cultural en el mundo, Tesis de Maestría FCPyS-UNAM, México, 2007, 65.

[2] Véase Mejía Barquera, op. cit.

[3] Consultadas a por medio de http://longboredsurfer.com/charts/ 24 de abril de 2012.

[4] Merced Belén Valdéz Cruz, Rock mexicano. Ahí la llevamos cantinfleando, Encuadernaciones López, México, 2002, 128.

[5] En 1960 sacó un Extended Play (EP) con su banda llamada TJ’s. http://javierbatiz.com/ Visitado el 14 de enero de 2012.

[6] Mejía Barquera Fernando, op. cit., 217.

Rock impop: La gallina de los huevos de oro

rockimpop_frontcoverEste es un fragmento de Rock impop: El rock mexicano en la radio Top 40.

Para leer y/o descargar el contenido completo solo hay que dar click acá o en la imagen.

También puedes checar el pdf Rock impop. El rock mexicano en la radio Top 40

 

 

 

_________________________________________________________________________

Si bien el rock and roll logró popularidad en la radio mexicana desde su arribo a las transmisiones radiofónicas en 1956,[1] las listas de popularidad transcritas demuestran que no hubo un dominio de este género sobre los demás estilos musicales, o al menos no en el periodo 1956-1971. Tan sólo fueron cuatro los años en que los listados fueron invadidos por el rock: 1961, 1962, 1963 y 1966. No cabe duda de que se trata de la era dorada del rock and roll mexicano, pero el dominio, en cuanto a popularidad radiofónica, a lo largo del periodo fue de las baladas.

Cabe recordar que la definición del género rock en cuanto a clasificación musical radiofónica para esta investigación se encuentra en cómo suena el tema musical y no quién lo hace. Por ello hay ocasiones en que un mismo intérprete está resaltado en negritas y en otras no; por ejemplo, Los Rockin Devils con “Georgina” (cover de “Georgy girl”) están resaltados gracias a que el tema suena a rock and roll, mientras que “Esos fueron los días” es una balada sin tintes rocanroleros, así que no fue tomada en cuenta.

Algo que destaca es lo fructífero que resultó el rock and roll, en especial su talento juvenil, para la industria discográfica. Ya fuera con rock and roll o baladas (por lo general, interpretadas por ex vocalistas de las agrupaciones de rock que emprendían una carrera solista), las listas de popularidad expuestas están llenas de ídolos juveniles relacionados con el rock. Entre las agrupaciones se presentan: Los Teen Tops, Los Rebeldes del Rock, Los Hooligans, Los Locos del Ritmo, Los Jockers, Los Hermanos Carrión, Las Hermanas Jiménez, Los Rockin Devils, Los Hitters, Los Belmonts y Los Reno. Por el lado de los solistas están: Fabricio, Manolo Muñoz (ex vocalista de Los Gibson Boys), César Costa (ex vocalista de Black Jeans), Angélica María,[2] Mayté Gaos,[3] Óscar Madrigal, Enrique Guzmán (ex vocalista de Los Teen Tops), Olivia Molina, Luis Vivi Hernández (ex vocalista de Crazy Boys), Polo (ex vocalista de Los Apson Boys) y Roberto Jordán.

Los intérpretes anteriores pertenecen a la cúpula mediática de roqueros mexicanos del periodo 1956-1971 o, de manera más específica, 1960-1967. De entre ellos, quienes más constancia tuvieron en las listas de popularidad con temas de rock son: Los Hermanos Carrión (4 temas: “Rosas rojas”, “Magia blanca”, “Las cerezas” y “Lanza tus penas al viento”), Los Teen Tops (3 temas: “La plaga”, “Popotitos” y “Presumida”), Los Hooligans (3 temas: “Despeinada”, “El gato loco” y “Agujetas de color de rosa”), Los Locos del Ritmo (3 temas: “Pólvora”, “Chica alborotada” y “Sabor a nada”) y César Costa (3 temas: “La historia de Tommy”, “Tímida” y “Johnny, recuérdame”).

A pesar de que, en su mayoría, los temas de rock and roll expuestos en las listas son covers de grupos anglosajones, también hay presencia directa de dos intérpretes estadounidenses en las listas anteriores. En el año 1962 aparece “Florida twist” de Bill Halley, y en 1964, como primer lugar, está “Tijuana” de Los Persuaders.[4]

Después de la adopción en México del rock and roll en 1956, pasaron cuatro años para que dos temas entraran a las listas de popularidad anuales (a pesar de que hubo temas como “La mecedora” de Gloria Ríos, el cual apareció en los listados de marzo de 1956; y “A ritmo de rock and roll” de Pablo Beltrán Ruíz en diciembre del mismo año). 1960 es el año en que Los Rebeldes del Rock con “Hiedra venenosa” y Los Teen Tops con “La plaga” abren la puerta para que en los siguientes tres años (1961, 1962 y 1963) se dé el cenit de esta música en México. El 70% de los temas musicales de esos tres años son de rock mexicano.[5]  Además, según las listas presentadas, 1962 fue el año más rocanrolero, pues de las 10 canciones presentes, 7 son de rock mexicano, una es un twist de Bill Halley, y dos son baladas (“Payasito” y “Cuándo volverá”).

En 1964, comenzó el declive de popularidad. En ese año, en específico, influyó el triplete de Rocío Durcal (“Volver a verte”, “Los piropos de mi barrio” y “Trébole”) y al clásico “Como te extraño” de Leo Dan, todas ellas, a excepción de “Trébole” que es flamenco, son baladas. En 1966, hubo un repunte, la mitad de las canciones del top anual fueron de rock: “El gato loco”, “Un hombre respetable”, “Juanita banana”, “Amarrado” y “Napoleón XVI”. Pero continuó posteriormente su picada, a tal punto que entre 1968 y 1971 no hay ni una sola canción de dicho género.

En cuestión de porcentaje, del 100% de canciones de las listas de popularidad del periodo 1956-1971, el 78.125% pertenece al conjunto de géneros como ranchera, bolero, cumbia y balada, es decir, los que no son rock. El resto es la presencia que tuvo el rock mexicano en las listas de popularidad de esos 16 años: tan sólo el 21.875%. Es curioso cómo entre 1961 y 1963 el porcentaje es de 70, pero en el total de periodo 1956-1971 se reduce a casi una tercera parte de eso.


[1] Según listas de Notitas musicales de 1956. Gloria Ríos y Las Estrellas del Ritmo alcanzaron el 5º lugar de popularidad en marzo de 1956 con “La mecedora”.

[2] Ella siempre estuvo emparentada con el rock and roll a pesar de que no todas sus canciones eran de ese género. En la cinta Cinco de chocolate y uno de fresa canta composiciones de los Dug Dug’s, además de protagonizar La verdadera vocación de Magdalena en la que hay escenas del Festival Avándaro.

[3] Aunque es española, toda su carrera la realizó en México. Por eso se le tomó en cuenta para la investigación.

[4] Grupo también conocido como Los Persuasivos o The Hollywood Persuaders.

[5] Los porcentajes presentados a partir de este momento fueron sacados tomando en cuenta únicamente la información de las listas de popularidad, es decir, el número total de temas que aparecen en ellas y el número de canciones resaltadas en negritas.