Ritornello: otra canción pegada a la memoria (Fragmento Riff IX)

–En esta sale, señorita, en esta sale –anima un violinista. Nuevamente se arrancan los 12 músicos, ahora tañendo con un placer más hondo sus instrumentos para invocar la apertura de la puerta que se mantiene cerrada. Por llevarte a los altares, cantaré con alegría. Alma Rosa no lo puede soportar más, se dispone a salir de su auto y callar de la forma que sea el canto pseudoamoroso de Sirena, pero en cuanto ella sale de su Spark ve que Filos abre la puerta de su casa, se queda inmóvil. El enojo de Filos por haber sido interrumpido en uno de sus mejores momentos del día no supera en emoción a la sorpresa de haber recibido, por primera vez en su vida, una serenata. Después de abrir la puerta, el músico no tarda mucho en abrazar a Sirena y darle todos aquellos besos que se tuvo que guardar en la mañana. Enfundados en el abrazo, Sirena le pide matrimonio. Él se aleja de ella unos centímetros para contemplarla: su sinceridad fulgura, al igual que aquella noche en la que le pidió disculpas; en sus pupilas se aprecia ese diminuto punto blanco que deja de manifiesto la presencia de su alma en esa proposición. Él contesta con un beso cargado con la misma sinceridad. De fondo, los mariachis celebran la consumación de su objetivo. Si nos dejan, hacemos con las nubes terciopelo. Alejada de toda esa alegría, colocada en la penumbra de su corazón, Alma Rosa derrama una lágrima seca enjugada con el sobre que guarda las fotos de la nueva infidelidad de Sirena.

::::::::::::::::::::::

Fragmento de la novela Ritornello: otra canción pegada a la memoria.

Puedes comprarla en Amazon.

Más información.

Otro fragmento.

Dudas, comentarios, en @hugokoatl

Ritornello: otra canción pegada a la memoria

Ritornello: otra canción pegada a la memoria

Anuncios